Clément Noël, la gran esperanza francesa, elogiado por todos

Clément Noël ganó el domingo el slalom de Wengen, su primera victoria en la Copa del Mundo a sus 21 y tiene ante sí un futuro de lo más prometedor

De él ha dicho Marcel Hirscher que es el futuro del esquí alpino.
De él ha dicho Marcel Hirscher que es el futuro del esquí alpino.

Su victoria el domingo en el slalom de Wengen ha puesto la atención de los focos en Clément Noël, de 21 años, natural de Ventron (Vosgos). Su cuarta plaza, a cuatro centésimas del podio, en el slalom olímpico de Pyeongchang fue el primer aldabonazo en la élite del esquí. Apenas dos semanas antes se había proclamado en Davos campeón del mundo junior de slalom, victoria que quedó ensombrecida por la gesta del suizo Marco Odermatt, que se colgó cinco de seis oros posibles.

Quienes le conocen aseguran que su sangre fría es poco común en un muchacho tan joven. Nunca pierde la flema y el domingo en Wengen dio buena prueba de ello. Fue el más rápido en la primera manga y nunca se había visto en una igual. Lo normal sería echarse a temblar. Pero Clément, que una semana antes se había subido al segundo cajón del podio en el slalom de Adelboden, batido por medio segundo por Marcel Hirscher, apenas se inmutó. Tras inspeccionar el marcaje de la segunda manga incluso consintió una pequeña rueda de prensa entre las dos bajadas. Comió, bebió, atendió a los medios y su actitud era más la de un esquiador curtido en mil batallas que la del que tiene ante sí la oportunidad de su primera victoria en la Copa del Mundo. Después explicó que «entre mangas siempre trato de no aislarme. Como, bebo e intento hablar con los demás. Pero no siempre es fácil porque todos están tensos en su rincón».

Noël, momentos antes de subir al podio tras su primera victoria en la Copa del Mundo.
Noël, momentos antes de subir al podio tras su primera victoria en la Copa del Mundo.

Los elogios de Pinturault

Alexis Pinturault, líder del equipo francés masculino y que el domingo cometió un error que le hundió en la clasificación, explicó a ‘L’Equipe’ tras la victoria de Noël que «es algo de verdad impresionante en alguien que por primera vez es el más rápido en la primera manga. No hay más que fijarse en lo que le pasó a Marco Schwarz en Zagreb y Adelboden, saliéndose de pista en ambas ocasiones cuando había marcado el mejor tiempo en la primera manga».

Y en esa primera bajada Noël sacó 42 centésimas a Manuel Feller mientras que Marcel Hirscher se dejaba 91 centésimas y agarraba un cabreo monumental. Noël, mientras, impasible. «Es muy tranquilo, casi demasiado. No se come la cabeza ni tampoco le afecta demasiado lo que ocurre a su alrededor. Me acuerdo que cuando llegamos a Pyeongchang nos costó adaptarnos a aquella nieve y andábamos todos preocupados. Todos menos él. Es un muchacho muy inteligente y su carácter le ayuda a adaptarse rápido a las distintas situaciones», detalla Simone Del Dio, responsable del grupo de slalom del equipo francés.

Criado deportivamente en Val d’Isère

Asumida la victoria, Noël admite que «fue un día soberbio y no lo voy a olvidar nunca. Pero ahora hay más retos por delante; las carreras vienen una detrás de otra». A los 15 años dejó los Vosgos para crecer como esquiador en Val d’Isère. Sus padres, aficionados a este deporte, le dieron todas las facilidades. En la estación alpina fue acogido por la familia Chevallot, propietaria de una panadería en la estación. Allí trabajó intensamente con Christophe Saioni, uno de los responsables del equipo francés en la Copa de Europa.

Clément Noël se formó deportivamente en Val d'Isère.
Clément Noël se formó deportivamente en Val d’Isère.

«Cuando nos llegan jóvenes de 15 años, fuera de su entorno, sabemos que el camino está por trazar. Eso les curte o acaba por hundirles. Durante dos años trabajamos con él, canalizando sus inquietudes y enseñándole a mejorar tácticamente. Es muy inteligente pero también capaz de cometer grandes errores; sus cualidades mentales son increíbles. Cuando está en el portillón pone el ‘modo on’ y se lanza», explica Saioni.

Los pies por debajo del cuerpo

Pese a todo, no las tenía todas consigo al empezar el domingo la segunda manga. Un Hirscher enrabietado se marcó una segunda manga de libro, Manuel Feller no solo no falló por una vez sino que logró rebajar el tiempo del campeón de Salzburgo. Pero la última palabra la tenía Noël.

«Tengo un recuerdo vago. Antes de salir mi entrenador me dijo que mis pies tenían que estar debajo del cuerpo. Pero mis pies los tenía muy lejos. Sabía que tenía una buena renta que se iría diluyendo a medida que bajase. Pero después del último triple ví claro que iba a hacer un buen resultado. Aunque de ahí a ganar…», rememora el francés.

David Chastan, el patrón del equipo francés, no cabía en sí de gozo. Hacía cinco años que un miembro de este equipo no ganaba un slalom de la Copa del Mundo. Alexis Pinturaul fue el último hace cinco años, precisamente en Wengen. «Ha estado sólido, sereno, inteligente. Ha logrado una victoria muy importante. Ser el último en tomar la salida por primera vez, con Feller y Hirscher encima y hacerlo como lo hizo supone tener una gran fortaleza mental para gestionar esa enorme presión. Lo ha logrado y espero que le ayude a ir más allá», manifiesta Chastan.

Marcel Hirscher felicita a Clément Noël tras su primera victoria en la Copa del Mundo.
Marcel Hirscher felicita a Clément Noël tras su primera victoria en la Copa del Mundo.

Hirscher dice de él que es el futuro

Cuando cruzó la meta el domingo en Wengen tuvo una sensación extraña que él mismo explica diciendo que «fue difícil de asimilar porque cuando llegas abajo y te ves en verde todavía faltan unos cuantos por tomar la salida. Pero en esta ocasión no había nadie más por salir; allí acababa todo. Fue extraño», admite la nueva joya francesa.

Marcel Hirscher no pudo por menos que reconocer la gesta de Noël. Le preguntaron sobre él y dijo que «no es una sorpresa verle ganar. Técnicamente es… uauh!! Ya se puede decir que es el futuro del esquí alpino; lo tiene todo».

Deja un comentario