Lindsey Vonn decide colgar los esquís tras el Mundial de Are

Lindsey Vonn se ha rendido a la evidencia, constatando que su cuerpo ha llegado al límite para seguir compitiendo y ha anunciado su retirada tras el Mundial de Are

Lindsey Vonn, abatida tras el super G de Cortina. Ahí empezó a meditar su retirada definitiva.
Lindsey Vonn, abatida tras el super G de Cortina. Ahí empezó a meditar su retirada definitiva.

Lindsey Vonn ya no se ve con fuerzas para seguir compitiendo y tras su reaparición en en Cortina d’Ampezzo se dio cuenta que su cuerpo ya ha dado todo lo que tenía que dar. Esta tarde Vonn ha anunciado con un emotivo texto en su cuenta de facebook su retirada a la conclusión del Mundial de Are.

“Las últimas dos semanas han sido algunos de los días más difíciles de mi vida. Estoy luchando con la realidad de lo que mi cuerpo me está diciendo contra lo que mi mente y mi corazón creen que soy capaz de hacer. La desafortunada realidad es que mi mente y mi cuerpo no van de la mano. Después de muchas noches sin dormir, por fin he aceptado que no puedo continuar con las carreras de esquí. Voy a competir en el descenso y el super G del Mundial de Are y serán las carreras finales de mi carrera.

En los últimos años he tenido más lesiones y operaciones de las que me gustaría admitir. Siempre he ido al límite compitiendo y eso me ha permitido tener un éxito increíble, pero también accidentes dramáticos. Nunca he querido que la historia de mi carrera se recuerde por las lesiones y por eso decidí no decirle a nadie que me operaron en la primavera pasada. Una gran porción de cartílago fue eliminado. Mi accidente en Lake Louise el año pasado fue mucho más doloroso de lo que pensé al principio, pero seguía corriendo porque quería ganar una medalla en los Juegos de Pyeongchang para mi difunto abuelo. De nuevo, en mi camino de regreso este verano me sentí mejor de lo que lo había hecho en mucho tiempo. Luego me estrellé en Copper Mountain este noviembre y me lesioné la rodilla izquierda, rompiendo mi ligamento cruzado lateral además de tres fracturas. A pesar de una extensa terapia, entrenamiento y una prótesis de rodilla, no soy capaz de hacer los giros necesarios para competir de la manera que sé que puedo. Mi cuerpo está roto más allá de la reparación y no me deja tener la temporada final que soñé. Mi cuerpo me está gritando para que pare y es hora de que le escuche.

En este punto, la artritis es la menor de mis preocupaciones y espero poder seguir esquiando con mis hijos algún día. Pero incluso sabiendo lo que está por delante para mi cuerpo, ha valido la pena. Siempre he trabajado duro, me he peleado y he lidiado con lo que sea porque simplemente me encanta esquiar. En ningún momento he lamentado mis heridas, mis regresos, la terapia, la preparación e incluso el dolor porque en mi mente siempre ha valió la pena.

Honestamente, retirarme no es lo que me molesta. Retirarse sin alcanzar mi objetivo es lo que se quedará conmigo para siempre. Sin embargo, puedo mirar hacia atrás con 82 victorias en la Copa del Mundo, 20 Globos de cristal, tres medallas olímpicas y siete de Mundiales, algo que ninguna otra mujer en la historia ha hecho nunca. Es algo de lo que estaré siempre orgullosa. Así que, por favor, deja que mi historia sea de reapariciones, victorias e incluso lesiones, pero no cuentes mi historia como uno de los fracasos o los objetivos.

Siempre digo, ” nunca te des por vencida”, así que a todos los niños de ahí fuera, a mis fans que me han enviado mensajes de aliento para seguir adelante… tengo que deciles que no me voy a dar por vencida. Estoy empezando un nuevo capítulo. No pierdas la fe en tus sueños, sigue luchando por lo que amas, y si siempre das todo lo que tienes serás feliz sin importar cuál sea el resultado.

Gracias por los años increíbles, por ayudarme a través de todas las maneras y por hacer mi trabajo tan divertido. No puedo esperar a ver a algunos de vosotros en mi final de carrera, donde lo voy a dar todo la última vez.

El amor siempre,
Lindsey

 

Deja un comentario