El cambio climático vuelve a pasar factura a Tignes este septiembre

La estación francesa no puede abrir por falta de elemento blanco

El glaciar de la Grande Motte sigue estando faltado de nieve este otoño
El glaciar de la Grande Motte sigue estando faltado de nieve este otoño FOTO: Tignes

El calentamiento global y sus riesgos son más relevantes que nunca, y siguen pasando factura a Tignes. La estación francesa, que ya tuvo que echar el cierre a finales de julio en lugar de agosto por falta de nieve, no podrá abrir la semana que viene tal y como tenía previsto.

Las altas temperatura registrados en Europa este verano y en las últimas semanas han afectado el glaciar Grande Motte.

La llegada del otoño deja en blanca a Tignes

La estación alpina de la Saboya llega a finales de septiembre con tan sólo una capa de nieve degradada. Por lo que debido a la falta de condiciones y seguridad en las pistas, se ve obligada a retardar la apertura de la campaña otoñal.

Muchos clubes escogen cada año Tignes para los entrenamientos de pretemporada

La Société des Téléphériques de la Grande Motte, la Régie des Pistes y el Ayuntamiento de Tignes han tomado la decisión conjunta de posponer la apertura de la zona de esquí de Grande Motte. Sin una fecha exacta y según vengan las nevadas, todos ellos han preferido preservar el glaciar.

Todos los equipos están listos para recibir a los primeros esquiadores de la temporada tan pronto como se cumplan las condiciones de frío y nieve.

La apertura de las instalaciones deportivas cubiertas (el centro de congresos y deportes Tignespace y el área acuática Lagon) se mantiene el sábado 28 de septiembre de 2019.

Deja un comentario