El glaciar francés de la Grande Motte, en Tignes, obligado a echar el cierre

Las últimas olas de calor hacen imposible mantener la nieve en las pistas

Las grietas del glaciar de la Grande Motte hacen peligroso el esquí
Las grietas del glaciar de la Grande Motte hacen peligroso el esquí CRÉDITOS: Tignes

El glaciar de la Grande Motte, icono de la estación francesa de Tignes, cierra este jueves. La apertura el pasado 22 de junio para el esquí de verano, con fecha de clausura para el día 4 de agosto, auguraba una buena campaña.

La apertura del glaciar para la práctica del esquí será muy probablemente otra vez a partir del 28 de septiembre

La estación alpina, muy apreciada por el esquí estival, no ha tenido más remedio que echar el cierre antes de hora. Las dos olas de calor de las últimas semanas no hacen posible cumplir con las condiciones de seguridad para los esquiadores.

Las grietas del glaciar de Tignes hacen peligroso el esquí

Pese a que alguna otra vez ya tuvo problemas de nieve, esta es la primera vez que Tignes cierra tan temprano su área de esquí de verano, explica Ledauphine.com. Sin embargo, el glaciar sigue siendo accesible para los peatones hasta el viernes 30 de agosto.

«Las olas de calor han fundido con creces la nieve y, por tanto, ya no podemos garantizar el elemento blanco con todas las garantías. Las grietas en el glaciar hacen peligrosa la práctica del deporte blanco», afirma la Société des Téléphériques de la Grande Motte (STGM).

Deja un comentario