Luz-Ardiden, una cura de naturaleza

Luz Ardiden goza actualmente de casi 170 cm de nieve polvo
Luz Ardiden goza actualmente de casi 170 cm de nieve polvo FOTO: Luz Ardiden

CON NIEVE HASTA LA BANDERA, LA ESTACIÓN DE N’Py DE LOS ALTOS PIRINEOS PROMETE GRANDES DOSIS DE DEPORTE Y DESCONEXIÓN

POR: Helga Molinero

A menudo los amantes de la nieve nos volvemos locos por ir a grandes estaciones, con cientos de km esquiables. Llega el fin de semana y a toda prisa cogemos el coche y hacemos el trayecto estresados por el tráfico; llegamos al destino y todo son colas y agobios por la cantidad de gente que busca lo mismo que nosotros; a la hora de cenar, todo lleno y ni un hueco para aparcar… Lo que tenía que ser un día o un fin de semana de esquí divertido y de desconexión, se ha convertido en estrés, nervios…

¿Te suena esta situación? Pues sigue leyendo con atención, porque verás que aún hay lugares en N’Pydonde los enamorados de la montaña y la naturaleza más auténtica pueden tomar una bocanada de aire puro, desconectar del mundanal ajetreo y, por supuesto, esquiar hasta hartarse. Hablamos de Luz Ardiden.

Luz-Ardiden; Aulian, más intimista, y Béderet, de aire más salvaje

Enclavada en un lugar inmejorable, en Luz esquiaremos entre los 1.700 y los 2.500 metros, rodeados por picos emblemáticos de los Altos Pirineos como el Néouvielle. La estación se mantiene preservada y salvaje, alejada de cualquier mega urbanización y se accede a ella cómodamente con los autobuses gratuitos que salen del pueblo de Luz. Cuenta con 60 km de pistas, divididos en dos sectores: Aulian, más intimista, y Béderet, de aire más salvaje. Entre sus 28 pistas destaca la “Belle Bleue» con más de 5 km y que nos lleva hasta la cima de la Cloze, donde podremos recuperar fuerzas y tomar el sol en sus tumbonas.

Para los más cañeros, cabe destacar el área de freeride Bernazaou, con un desnivel de 1.250 m. (para esta actividad se puede reservar un monitor o un guía de montaña), y el nuevo snowpark con zonas para todos los niveles. Y si algo nos gusta de Luz Ardiden, es que es apta para todos. Los más peques pueden dar sus primeros pasos en la nieve con jardines de nieve perfectamente adecuados para ellos, al igual que las personas con movilidad reducida. Aquí podrán disfrutar del placer de deslizar sobre la nieve, gracias al gran compromiso de la estación con diversas asociaciones y clubes de esquí para el desarrollo de la práctica en silla bi-ski.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Luz tourisme (@luz_tourisme)

Batería de actividades para todas las edades

Y aquí no se acaban las opciones, porque Luz te ofrece la posibilidad de iniciarte en el esquí de

Actividades infantiles
Actividades infantiles
FOTO: Luz Ardiden

montaña, en un recorrido con vistas impresionantes que te harán ver la montaña desde una perspectiva totalmente inmersiva. Puedes alquilar en la estación el material y reservar un monitor, para aprender con la máxima seguridad.

Más allá del esquí y el snowboard, Luz ofrece multitud de actividades para todos los gustos. Los más necesitados de adrenalina pueden descender por las pistas en fatbike o volar en parapente desde las alturas de la estación. Los que, por el contrario, deseen bajar pulsaciones, disponen de circuitos con raquetas de nieve en parajes totalmente naturales de belleza incomparable, sesiones de yoga en la terraza de Béderet, yoga aéreo, etc.

Gastronomía y aguas termales para redondear la jornada

La restauración en pistas está en sintonía con la concepción de tranquilidad y naturaleza de todo el entorno de Luz Ardiden. Si hay que destacar algo, nos quedamos con el restaurante Ardiden 1715, donde degustar un plato local calentito, y con la vista panorámica desde el snack-bar Le Béderet

Balneo en Luz Ardiden
Balneo en Luz Ardiden

Y no, no nos hemos olvidado. Por si aún queda un ápice de estrés en tu cuerpo, podrás acabar el día relajándote en las aguas de Luzéa, uno de los primeros centros termales en abrir sus puertas, en 1996.

Después de todo esto, cuando el lunes te pregunten en el trabajo: “¿qué tal el finde?” podrás decir -esta vez de verdad- que has desconectado a lo grande.

Deja un comentario