El Espigüete, una cima maldita con demasiados montañeros fallecidos

Una imagen del Espigüete
Una imagen del Espigüete FOTO: Wikipedia

LA CONOCIDA MONTAÑA PALENTINA SE HA COBRADO LA VIDA DE AL MENOS UNA DECENA DE MONTAÑEROS EN LO QUE VA DE SIGLO, EL ÚLTIMO ESTE PASADO FIN DE SEMANA

El Espigüete vuelve a ser protagonista. Sin ser la montaña más alta, la cima más conocida de la Montaña Palentina es una de las más peligrosas. No en vano, se ha cobrado la vida de al menos una decena de montañeros en lo que va de siglo, el último este pasado fin de semana.

Ubicado en Velilla del Río Carrión (Palencia), el Espigüete (2.450 metros) no es la cima más alta de Palencia, honor que tiene el Curavacas (2.524 m.) pero si es una de las más señeras y más características de la Montaña Palentina.

Espigüete, la montaña maldita 

Pese a ser una subida relativamente fácil en verano, se convierte en un pico maldito y montaña negra con nieve y hielo, incluso para los montañeros más experimentados. De ahí, los calificativos que recibe habitualmente.

Sin ir más lejos, un montañero de 57 años perdió la vida el fin de semana cuando estaba a unos 2.100 metros de altitud. Su cuerpo fue encontrado sin vida en el extremo suroeste del pico Espigüete después de una intensa búsqueda.

En 2023, el conocido médico gallego, Benigno Villoch, falleció tras precipitarse de una altura de 100 metros, mientras practicaba senderismo con un grupo de montañeros.

Dos palentinos de 34 y 35 años murieron mientras practicaban escalada en hielo en marzo del 2010. Un alud provocó el corte de una placa de hielo. Ese mismo año, una montañera de Madrid de 42 años perdía la vida en enero, tras precipitarse por un barranco en la cara noroeste del Espiguete.

Otro accidente mortal tuvo lugar en 2018. Un vecino de Burgos de 57 años falleció tras caer de unos 400 metros. A éste se suma otro en enero de 2012 tras resbalar en la cara norte de la montaña palentina.

En 2006 un ertzaina de Santurtzi con experiencia en ochomiles se desempeñó 450 metros en el vacío. También un montañero riojano de 36 años fue localizado muerto en la falda norte del pico.

Sin obviar, un trágico accidente que tuvo lugar en 1991. Tres montañeros de Algorta perecieron víctimas de una avalancha. Cuatro años antes, en 1987, un bilbaíno falleció al precipitarse por una pared de hielo.

Deja un comentario