Inicia la temporada en el Nepal que espera recoger toneladas de basura, y varios cadáveres del Everest

Esto es sólo una pequeña parte de lo que se puede ver en el Campo IV del Everest
Esto es sólo una pequeña parte de lo que se puede ver en el Campo IV del Everest CRÉDITO: Tenzi Sherpa

SE ESTIMA QUE DOS TERCIOS DE LOS 300 MONTAÑEROS DESAPARECIDOS CONTINÚAN ENTERRADOS BAJO LA NIEVE Y EL HIELO, Y MUCHOS DE ELLOS REAPARECEN CADA PRIMAVERA

Arranca la temporada de escalada del Everest. Una campaña que atrae a cientos de montañeros deseosos de coronar los picos del Himalaya. El ejército de Nepal inició la semana pasada una campaña con un objetivo, además, de recoger toneladas de basura y al menos cinco cadáveres de la montaña más alta del mundo y en otras dos cumbres.

Los militares pretenden recoger en total diez toneladas de desechos sólidos del Everest (8.848 metros), del Lhotse (8,516 metros) y el Nuptse (7.861 metros), explicó el general de brigada Sanjaya Deuja, director de la campaña.

La temporada, en su quinta edición, finalizará el próximo 5 de junio, y servirá también para recuperar al menos cinco cadáveres del Everest.

“Todos sabemos que la contaminación del medio ambiente está creciendo en el pico más alto del mundo, un asunto delicado desde el punto de vista ecológico. Nuestra misión es proteger el entorno y la belleza de la montaña”, afirmó Deuja.

El propósito no es puramente estético, recordó, al advertir que los glaciares de la cordillera del Himalaya “alimentan a la gente que vive más abajo” al fundirse en ríos como el Ganges o el Indus.

Según el oficial, doce miembros del Ejército nepalí entrenados especialmente para situaciones de alta montaña y 18 guías o sherpas participarán en la misión.

Una imagen del Everest
Una imagen del Everest
FOTO: Wikipedia

El alpinismo en Nepal, un reclamo imprescindible

Nepal cuenta con ocho de los 14 picos más altos del mundo, todos ellos con una elevación superior a los 8.000 metros, y el montañismo es una fuente importante de ingresos para el país.

Solo el año pasado, el Gobierno del país del Himalaya emitió un número récord de 479 permisos para escalar el Everest y, según el Departamento de Turismo, este año ya se han concedido 209.

La otra cara de la moneda es que las aproximadamente 1.500 personas que cada año suben al pico más alto del mundo, si se suman los guías de montaña y los porteadores, dejan detrás toneladas de residuos como bombonas vacías de oxígeno o restos de comida, así como excrementos.

La cara oculta del Everest, la acumulación de basura 

El Gobierno de Nepal ha intentado poner freno a la acumulación de basura en el Everest, obligando a partir de 2014 a cada montañero a descender del pico con al menos ocho kilos de basura, con la amenaza de perder un depósito de 4.000 dólares en caso contrario.

Además de los deshechos, también está la cuestión de los cerca de 300 montañeros que han perdido la vida en el Everest desde que Edmund Hillary y Tenzing Norgay lograron coronar su cima en 1953.

Se estima que dos tercios de los cuerpos continúan enterrados bajo la nieve y el hielo, y muchos de ellos reaparecen cada primavera con la subida de las temperaturas.

Según fuentes oficiales, retirar cadáveres del Everest es un proceso peligroso debido a los riesgos inherentes a la alta montaña, pero también caro: cuesta entre 20.000 y 200.000 dólares.

El Ejército nepalí lanzó su primera campaña de limpieza en 2019 y ha recogido hasta ahora 108 toneladas de deshechos, y recuperado ocho cadáveres de diez montañas diferentes, la mayoría del Everest.

Deja un comentario