El descenso Zermatt-Cervinia suma siete cancelaciones en dos inviernos

El viento obliga a cancelar el primer descenso femenino del controvertido descenso en la Gran Becca, y uno de los dos masculinos cancelados la semana pasada se disputará en Val Gardena en diciembre

El descenso Zermatt-Cervinia, una carrera polémica y gafada.
El descenso Zermatt-Cervinia, una carrera polémica y gafada.

El primer descenso femenino entre Zermatt y Cervinia ha sido anulado a causa del fuerte viento en la zona. La primera carrera entre dos países de la Copa del Mundo de esquí alpino lleva con esta tres cancelaciones esta temporada, a las que hay que añadir las cuatro (dos descensos masculinos y dos femeninos) del pasado invierno, en aquella ocasión por culpa de la escasez de nieve.

En principio la salida de la prueba se retrasó 45 minutos, de las 11.45 previstas a las 12.30. Pero las condiciones meteorológicas han obligado a su suspensión. La seguridad de las deportistas es la máxima prioridad y el estado de la Gran Becca no aconsejaba esta mañana disputar competición alguna. De los tres entrenamientos previos sólo se pudo celebrar el del jueves, en el que la más rápida fue la austriaca Christina Ager, con 18 centésimas de ventaja sobre su compatriota Emily Schoepf. Es obligatorio que se pueda celebrar por lo menos uno de los tres entrenamientos previos al descenso para que este pueda tener lugar.

La carrera debía partir de los 3.505 metros para llegar a los 2.840 de la meta en Cervinia tras recorrer 2.910 metros. Hubo que modificar algún tramo del recorrido para adaptarlo a las exigencias técnicas del reglamento de carreras de la FIS. La nieve cambiante del glaciar (de hielo duro arriba a nieve blanda a partir de la mitad) resta confianza ante la respuesta del material, y su trazado directo, con pocas curvas, obliga a mantener una posición absolutamente aerodinámica, aspecto en el que el viento tiene una importancia capital. Ante estas exigencias técnicas las condiciones de la pista deben ofrecer las máximas garantías de seguridad. Un segundo descenso femenino está programado en este mismo escenario mañana a las 11.45 h. Peter Gerdol, responsable de carreras de la Copa del Mundo femenina, ha descartado que el lunes pueda recuperarse carrera alguna.

El descenso entre Zermatt y Cervinia es una apuesta personal del presidente de la FIS, Johan Eliasch, a quien Urs Lehmann, presidente de la federación suiza, acusó de haberle hecho «un regalo envenenado» con esta carrera. Los deportistas también mostraron su disconformidad y grupos ecologistas presionaron a las autoridades locales para que declarasen el evento ilegal.

La próxima cita de la Copa del Mundo femenina será el fin de semana que viene en Killington, con un slalom y un gigante.

Un descenso masculino reubicado

Hoy se ha sabido que uno de los dos descensos masculinos anulados hace una semana en Zermatt tendrá lugar en la Saslong de Val Gardena, donde ya estaba programado otro descenso y un super G del 14 al 16 de diciembre. El calendario de competición masculino previo a la Navidad queda de lo más comprimido, con siete carreras en nueve días: slalom y gigante en Val d’Isère (días 9 y 10), super G y dos descensos en Val Gardena (14, 15 y 16), dos gigantes en Alta Badia (17 y 18). Y cuatro días después se correrá el slalom nocturno en Madonna di Campiglio (22).

Deja un comentario