La estación francesa de Puigmal cierra definitivamente sus puertas

La empresa que gestiona el centro invernal de los Pirineos Orientales ha sido puesta en liquidación forzosa

Un esquiador en Puigmal
Un esquiador en Puigmal

La estación de esquí más alta de los Pirineos Orientales, Puigmal, no reabrirá este próximo invierno. El tribunal de comercio de Perpiñán, la sociedad que explotaba desde hacía dos años un modelo resort de cuatro estaciones, declaraba la liquidación de SAS Puigmal 2900.

“Este es el final de la historia, no tenemos idea de lo que sucederá después”, alegaba Eric Matzner-Lober, uno de los compradores de la emisora ​​Puigmal desde 2021.

La estación, anteriormente gestionada por los municipios circundantes, ya cerró en 2013 debido a una deuda de 9,2 millones de euros. La clausura fue provocada en particular a la falta de nieve durante varias temporadas.

Los seis inversores de Puigmal 2900 se hicieron cargo de la estación en 2021

Puigmal fue rescatada en forma de delegación de servicio público, con un proyecto de diversificación de actividades para depender menos del clima. Pero, tuvieron que lidiar con un telesilla estropeado en 2021 y nieve insuficiente en 2022.

«Es desgarrador, es un lugar que representa una cierta actividad económica para el municipio» con cuatro empleados a tiempo completo y una treintena de temporeros cada invierno, subrayó Isidoro Payrato, alcalde del municipio de Err, al que pertenece la estación.

El complejo esperaba ser absorbida por Trio, la sociedad que gestiona tres estaciones en Cerdaña (Cambre d’Aze, Formiguères, Porté-Puymorens). Sin embargo, la empresa respondió negativamente. “Nos dijeron que era demasiado complicado”, explica Éric Matzner-Løber al día siguiente de la liquidación.

El municipio debe ahora decidir sobre el futuro de la estación, si relanza o no una nueva delegación de servicio público. Mientras tanto, deberá permanecer cerrado al menos este invierno.

Deja un comentario