Una osa, causante de la muerte del corredor italiano Andrea Papi

El análisis del ADN hallado en el cuerpo del corredor identificó al espécimen, una osa bautizada como JJ4

Una imagen del malogrado deportista
Una imagen del malogrado deportista FOTO: Ig Andrea Papi

Italia sigue consternada por la muerte del corredor Andrea Papi, tras ser atacado por una osa mientras entrenaba en el Trentino-Alto Adigio. El italiano de 26 años entrenaba con frecuencia en el Val di Sole.

El atleta había ascendido el Monte Peller, lugar donde había enviado un vídeo desde la cima a su familia. Tras no llegar a una cena prevista con su novia y un amigo, la familia dio la alerta de la desaparición.

Andrea Papi fue encontrado con profundas heridas mortales

El cuerpo del deportista fue encontrado muerto por las profundas heridas de que le causó el plantígrado en el cuello, los brazos y el estómago, algunas de las cuales indicaban que había sido atacado por un animal carnívoro.

Las primeras pericias realizadas por los agentes de seguridad forense en base a la autopsia, sostuvieron que Andrea Papi estaba vivo al momento del ataque. Por lo visto, el corredor se defendió con sus bastones de senderismo.

La zona italiana encendió todas las alarmas y abrió debate sobre la peligrosidad de estos animales. En los últimos meses ya había ocurrido alguna que otra agresión, aunque nunca había habido una persona fallecida en Italia por la muerte de un oso.

La osa JJ4 fue introducida en la zona gracias al proyecto Life Ursus

El análisis del ADN encontrado en el cuerpo de Papi identificó al espécimen concreto, una osa bautizada como JJ4. La presencia de osos en Italia se dio gracias al proyecto “Life Ursus” por el cual se volvió a introducir osos en la provincia autónoma de Trento entre 1996 y 2004. En 2021 se registraron 69 ejemplares en ese territorio, explica Elcomercio.pe.

En ese sentido, Annamaria Procacci, trabajadora de la Asociación Nacional de Protección de los Animales (Enpa), denunció la ausencia de una política preventiva para ese tipo de animales. “El hombre no es una presa para el oso. Por el contrario, el oso es un animal particularmente temeroso que se mantiene alejado de los humanos”, explicó la ecologista, que lamentó la falta de esfuerzos para “desaconsejar el acceso a zonas donde hay osas con crías”.

Deja un comentario