La escapada a la nieve, mejor con una cobertura como la que procura ARAG

Los gastos médicos en caso de tener que pasar por la enfermería de una estación van a cargo del aficionado en caso de carecer de una póliza

La póliza cuenta con asistencia médica, gastos de trineo o ambulancia en pistas, reintegro del coste del forfait no utilizado y repatriación a España en caso de enfermedad o accidente en el extranjero.
La póliza cuenta con asistencia médica, gastos de trineo o ambulancia en pistas, reintegro del coste del forfait no utilizado y repatriación a España en caso de enfermedad o accidente en el extranjero. FOTO: Arag

Pese a no estar considerados deportes de alto riesgo, el esquí y el snowboard no están exentos de peligro. Una caía podría arruinar la semana de esquí. Cierto que los servicios de socorro de cualquier estación realizarán siempre el rescate en caso de accidente, pero una prueba radiológica podría suponer el tener que pagar un precio muy alto en caso de no estar asegurado.

ARAG cuenta con asistencia médica, gastos de trineo o ambulancia en pistas, reintegro del coste del forfait no utilizado y repatriación a España en caso de enfermedad o accidente en el extranjero.

No en vano, cuatro de cada mil esquiadores pasan todos los días por la enfermería de una estación de esquí. Y aunque el dolor ante una lesión será el mismo con o sin seguro, el hecho de no tener que pagar por los servicios será de gran alivio.

ARAG Esquiadores

Ya sea de forma individual o en familia con niños, ARAG Esquiadores procura un seguro a medida. A diferencia de otras pólizas, ésta diseñada específicamente para la práctica de deportes de invierno y cuenta con asistencia médica, gastos de trineo o ambulancia en pistas, reintegro del coste del forfait no utilizado y repatriación a España en caso de enfermedad o accidente en el extranjero. Además, ARAG indemniza por la pérdida de clases en caso de ser hospitalizado.

Practicar el esquí con niños de forma segura

¿Sabías que la práctica del esquí es una asignatura obligatoria en Andorra? Desde 2009, todos los alumnos de primaria conocen de primera mano el deporte de nieve a través de la asignatura de Educación Física. Esta iniciativa ha sido replicada también en el Pirineo catalán con el programa Esport Blanc Escolar (EBE), que promociona los deportes de invierno entre unos 2.400 alumnos de tercero y cuarto de Primaria de la zona.

Para aquellos niños que no tienen la suerte de tener el esquí en su currículum lectivo, les queda la posibilidad de los tradicionales viajes escolares que realizan muchos colegios durante, por ejemplo, la Semana Blanca.  Es una oportunidad perfecta para estrechar lazos entre compañeros y aprender los valores de los deportes de nieve como la convivencia, el amor propio, la competición sana o la superación personal.

Por supuesto, el aspecto físico de la práctica del esquí es también fundamental y nada desdeñable. Al ser un deporte muy completo, favorece la salud cardiovascular, se ejercitan todos los músculos y mejora el equilibrio y la agilidad. Sin embargo, conviene ir asegurado tal y como propone ARAG.

Disfrutar del esquí con seguridad

Aunque la práctica del esquí tiene multitud de beneficios, también conlleva ciertos riesgos que se han de tener en cuenta.  Por ejemplo, es habitual que los esquiadores noveles ocasionen por accidente una caída a otro aficionado. En caso de lesión, el seguro que incluye el forfait no suele cubrir este tipo de percances y, por tanto, se le podrá exigir a los padres del menor que se haga cargo de los costes que puedan suponer.  Además, el seguro de la mayoría de las estaciones de esquí no suele incluir los gastos de trineo o helicóptero en caso de ser necesario un rescate en pistas por un incidente desafortunado.

Por eso siempre es recomendable contratar un seguro de esquí privado que incluya Responsabilidad Civil privada que cubra los daños a terceros provocados involuntariamente, el rescate en pistas o incluso el regreso anticipado y el reembolso de los servicios que no se han disfrutado a causa de un accidente o enfermedad.

Deja un comentario