Marco Odermatt humilla a sus rivales en una Stelvio exigente como nunca

Odermatt gana con autoridad el super G de Bormio, sobre una nieve muy complicada y por delante de Vincent Krichmayr y Loic Meillard, mientras Matthias Mayer anuncia su retirada por sorpresa

Marco Odermatt celebra su victoria. Quedaban 49 por bajar pero sabía que ese 'crono' no se lo iba a batir nadie.
Marco Odermatt celebra su victoria. Quedaban 49 por bajar pero sabía que ese 'crono' no se lo iba a batir nadie.

Un Marco Odermatt en estado de gracia se ha impuesto con una autoridad incontestable en el super G de Bormio, con una nieve dura como un espejo y que ha exigido a todos los participantes pasar un calvario en la Stelvio. Para ganar había que arriesgar y sobre esa superficie arriesgar equivalía a cometer errores. Odermatt ha arriesgado y ha cometido errores, uno importante en la parte alta de los casi dos km de bajada de la Stelvio. Pero el suizo posee el suficiente talento y oficio a sus 25 años para enmendar situaciones de las que otros no habrían salido indemnes.

Odermatt se ha hecho con su 16ª victoria en la Copa del Mundo, sexta en super G y quinta de la presente temporada. Ha dejado a 64 centésimas a Vincent Kriechmayr, ganador del descenso de ayer, y a 1″22 a otro suizo, Loic Meillard, con quienes ha subido al podio. Sólo siete esquiadores han cedido menos de dos segundos respecto al vigente defensor del Gran Globo, una diferencia poco habitual en un circuito en la que las victorias se dilucidan en centésimas.

Los apuros de Kilde en la Stelvio.
Los apuros de Kilde en la Stelvio.

Aleksander Aamodt Kilde, el rival más directo de Odermatt en la lucha por la victoria absoluta de esta Copa del Mundo, tampoco le ha podido hacer sombra. Ha acabado octavo a 2″15, todo un mundo, después de superar un trance comprometido en la segunda mitad de la Stelvio. Es una bajada que no da tregua por la exigencia de sus cambios continuos de terreno, zonas bacheadas y hoy, como ayer, con una nieve muy dura que pedía un control absoluto, casi imposible, sobre las tablas.

Una bajada que no perdona

Incluso Dominik Paris, el rey de Bormio con siete victorias, no ha logrado finalizar el recorrido tras inaugurar la carrera con el primer dorsal. A otros diez les ha pasado lo mismo, entre ellos Johan Clarey, Bryce Bennet y Trevor Philp. Tampoco ha llegado Cyprien Sarrazin y tras su caída un perro ha invadido la pista y ha costado lo suyo sacarlo.

Daniel Hemetsberger se ha quedado a 14 centésimas del podio y un Alexis Pinturault más entonado que en las últimas carreras ha cerrado el ‘top 5’, por delante de James Crawford, segundo en el descenso de ayer.

Odermatt estaba feliz con su victoria, la primera en Bormio después de haber subido al podio en el descenso del año pasado en el que acabó segundo por detrás de Dominik Paris. “Creo que he hecho una bajada perfecta pese a que ha sido duro de verdad, con virajes muy complicados en los que había que ser táctico”, ha manifestado el suizo que va directo a revalidar su Gran Globo.

Ya lidera en solitario el super G tras deshacer el empate con Kilde, al que le lleva 68 puntos. Y en la general absoluta manda con 329 puntos sobre el noruego. La Copa del Mundo masculina se reanudará el 4 de enero con el slalom nocturno de Garmisch Partenkirchen (15.40 y 18.45 h.).

Matthias Mayer se va por sorpresa y por la puerta grande a los 32 años.
Matthias Mayer se va por sorpresa y por la puerta grande a los 32 años.

La súbita despedida de Matthias Mayer

El repentino adiós de Matthias Mayer, domador del descenso de la Stelvio hace dos años, ha pillado por sorpresa a todo el ‘Circo’. El austriaco no tomó la salida en el descenso de ayer y hoy, durante el reconocimiento previo de la bajada, se ha parado en las primeras puertas decidiendo colgar los esquís.

Nadie, ni su propia familia tenía conocimiento de la decisión que el austriaco ha tomado con los esquís puestos. Herbert Mandl, el jefe de alpino de la federación austriaca, ha explicado que “no me lo podía creer, nadie sabía nada. Cuando los entrenadores de velocidad de nuestro equipo han llegado a meta tras inspeccionar el recorrido me lo han dicho. Estaban tan estupefactos como yo”.

Mayer se va a los 32 años con once victorias en la Copa del Mundo y tres oros olímpicos en tres Juegos diferentes: en el descenso de Sochi, y en los super G de Pyeong Chang y Pekín, donde también se colgó el bronce en el descenso. Su baja se une a la de Beat Feuz, que la comunicó hace unos días.

CLASIFICACIONES

Super G de Bormio   Copa Mundo super G   General Copa Mundo

 

Deja un comentario