La Molina estrena la pista Barcelona, un vertiginoso trazado de casi 5 Km

El remodelado descenso de 66% de pendiente máxima, apto a al público y a la competición, será ​​referencia del esquí de velocidad en los Pirineos

El nuevo descenso 'Barcelona', la nueva joya de la estación
El nuevo descenso 'Barcelona', la nueva joya de la estación FOTO: Goyo Prados

La Molina ha presentado este miércoles la joya de la corona, la remodelada pista Barcelona, que entrará en funcionamiento este invierno. Será sin duda el gran atractivo para el público esquiador y referencia de velocidad del Pirineo.

La mítica pista Barcelona forma parte de la historia de La Molina desde 1954 con la llegada del Telecabina Puig d´Alp en los años de expansión de la estación hacia la montaña de la Tosa

La pista ha estado cincuenta años en servicio como camino de regreso desde el Refugio del Niu de l’Àliga (2.537 m) hasta el centro de la estación (1.660 m). Un descenso posible a través de la pista Volta Muntanya Sagrada.

Aparte del uso comercial, esta pista también se utilizaba como pista de competición en sus inicios. Actualmente es una pista accesible con el Telecabina Cadí-Moixeró que llega a la cima de la Tosa de Alp.

Un descenso con garra
Un descenso con garra
FOTO: Goyo Prados

Un acto liderado por la presidenta de FGC, Marta Subirà, y el director de La Molina, Xavier Perpiñán

El renovado trazado es una pista negra de 4,75 kilómetros de longitud con un desnivel de 859 metros y un 66% de pendiente máxima.

La visita ha sido presidida por la presidenta de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) Marta Subirà y el director de La Molina, Xavier Perpiñán. Un acto acompañado por el esquiador español Albert Ortega.

Una pista de vértigo con 4,75 Km y hasta un 66% de desnivel

Una imagen de la pista Barcelona
Una imagen de la pista Barcelona
FOTO: Goyo Prados

Subirà ha destacado la importancia de contar con un descenso de estas características en la estación ceretana. No en vano, la pista suma 4,75 Km de longitud, 859 m de desnivel y un 66% de desnivel máximo.

La pista podría ser homologada en breve por la Federación Internacional de Esquí (FIS) para pruebas internacionales. Y es que el próximo lunes será visitada por los técnicos de la FIS. Visita que se validará en invierno ya con nieve y a pleno rendimiento.

“La pista Barcelona es de nivel alto, catalogada con el color negro que identifica a las de máxima dificultad”, ha explicado el director Xavier Perpiñán.

El trazado Barcelona hará las delicias de los buenos esquiadores

Xavier Perpiñán atendiendo a los medios de comunicación
Xavier Perpiñán

La pista ha contado con esmerado seguimiento medioambiental. El coste de la obra, 3,5 millones de euros, suma un total de 73 cañones de innivación de última tecnología.

La pista incrementará el número de descensos y será un atractivo más para los esquiadores. Perpiñán ha asegurado que;

“la pista Barcelona se ha puesto en marcha en un 99,9 por ciento pensando en el público y en un 0,1 en la homologación de la FIS”.

Vocación deportiva de La Molina

La Molina desde sus orígenes y en especial desde hace dos décadas ha promocionado el esquí y snowboard de competición, a todos los niveles sociales y deportivos. Como esquí de base, se promueve la participación de los clubes y del esquí escolar. Por lo que respecta al esquí y snowboard de competición se organizan una cincuentena de pruebas cada temporada. Buenos ejemplos son la Copa del Mundo de Eslalon de Esquí Alpino femenino 2008 los Mundiales de Snowboard 2011. Y sin ir más lejos, celebrará los Mundiales de Parasnowboard previstos para el invierno 2023.

Dentro de este camino de dotar a la estación de estadios, carecía uno de velocidad que tuviera la posibilidad de ser homologado por la FIS. Este reconocimiento permite a La Molina organizar pruebas de velocidad (descenso) hasta el más alto nivel de Copas del Mundo e incluso pruebas olímpicas.

La mejor opción para el trazado de velocidad ha sido siempre la pista Barcelona. Tiene las condiciones óptimas de desnivel y pendientes, presenta un trazado que la realiza técnicamente muy atractiva. Además, tiene el añadido de que ya era una pista existente y por tanto acondicionarla no presenta unos impactos ambientales considerables.

Por lo que respecta a la ficha técnica de la pista Barcelona de competición de cara a la homologación FIS que se está gestionando es la siguiente:

Longitud: 3.080m

Cota de salida: 2.490m

Cota de llegada: 1.740m

Desnivel: 750m

Ancho: 70m

Pendiente variable: Entre 61% y 7%

Deja un comentario