El precio de la energía pone en riesgo la campaña de esquí en Noruega

Las estaciones pequeñas y medianas podrían cerrar por no poder hacer frente al encarecimiento de la electricidad

Los cañones de nueva generación mejorarán los enlaces del centro invernal
La producción de nieve programada eleva mucho los costes en las estaciones

Las estaciones de esquí noruegas están en la cuerda floja. El encarecimiento de la electricidad junto al riesgo de racionamiento podría acarrear serios problemas en la temporada invernal. No en vano, podría suponer incluso algunos cierres. La peor parte se la llevarían los centros medianos y pequeños.

Noruega pide ayudas al estado para asegurar la campaña de esquí 2022-2023

En una carta de la organización de la industria Norwegian Alpine Resorts and Mountain Destinations enviada al primer ministro, el de Finanzas y el de Cultura la semana pasada, pedía medidas de apoyo por parte del estado.

Añadir que el coste máximo de un centro turístico de esquí se la lleva la producción de nieve artificial, por el enorme gasto de electricidad.

“En nuestro sector, con los precios actuales, el aumento de los costes de energía para el próximo invierno podría verse multiplicados por diez, tal vez más”, dijo Odd Stensrud, vicepresidente de la organización de la industria y gerente general de Alpinco, que opera los centros turísticos alpinos en Hafjell y Kvitfjell, alegó.

Los costes de electricidad son el tercer gasto más importante. Los márgenes para operar estaciones de esquí ya son pequeños, según Stensrud. Los resorts más grandes podrían terminar pagando el doble de lo que pagaron el año pasado.

“Si los precios de la electricidad señalados para el próximo invierno se hacen realidad, varias estaciones cerrarán”, advirtió.

Deja un comentario