Las compañías de guías suspenden las subidas al Mont Blanc por Goûter

Los desprendimientos de rocas ponen en peligro la vida de los montañeros

Imagen del Mont Blanc
Imagen del Mont Blanc FOTO: C. Grandpey

El calor extremo y los deslizamientos de rocas han convertido en muy peligrosa la subida al Mont Blanc por la ruta habitual. El Couloir du Goûter, que culmina a más de 3.000 m, es un paso clave en esta ruta hacia el techo de Europa. Su ascenso está fuertemente desaconsejado por las autoridades desde algunos días.

Por ello, las compañías de guías de Chamonix y Saint-Gervais (Alta Saboya) han suspendido temporalmente su ascensión. Esta decisión llega pocas semanas después de un récord de calor sin precedentes en la cima del Mont Blanc. Durante el pico de la ola de calor, el 18 de junio, se registraron 10,4 °C a casi 4.800 metros sobre el nivel del mar. El récord anterior, establecido en junio de 2019, fue de 6,8°C.

“Estamos un mes por delante de las condiciones que normalmente tenemos a principios de julio. La montaña ya está muy seca. Después de un invierno en el que nevó poco y una primavera en la que ya hacía calor, las caídas de piedras en el Couloir du Goûter ya son importantes”, aseguraba Olivier Greber, presidente de la empresa de guías de Chamonix.


No en vano, los desprendimientos de rocas se suceden de día y de noche. Las condiciones son peligrosas, por lo que los ascensos han sido suspendidos hasta que las condiciones vuelvan a ser las idóneas.

El ascenso al Mont Blanc se aplaza

No es la primera vez que los guías suspenden la ascensión al Mont Blanc. Este tipo de medidas ya se han tomado por períodos breves en 2018 o 2020. Durante la temporada de verano, el anuncio ya no sorprende. Las condiciones son cada vez más difíciles en las montañas debido a la caída de rocas. El 22 de junio, un montañero murió en estas circunstancias bajo el corredor de Goûter.

“Los científicos nos dicen, por desgracia, que fenómenos que hasta ahora eran relativamente excepcionales se están convirtiendo en la norma”, añade Olivier Greber, subrayando que el ascenso no está prohibido. “Nunca hay una prohibición, lejos de nosotros la idea de prohibir cualquier cosa. Simplemente sentimos que, en las condiciones actuales, nos parece adecuado suspender las subidas a la espera de ver la evolución de la situación”.

La Gendarmerie envía así un mensaje de cuidado y cautela a los montañeros que vayan por libre. Cierto que por libre la ruta no está cerrada. Pero los guías de montaña no estarán presentes en este recorrido, por lo que se pide a los alpinistas a posponer temporalmente el ascenso.

El aumento de las temperaturas a escala mundial es un hecho real, y los Alpes no se salvan. Y si el Mont Blanc está sufriendo las consecuencias, los glaciares del macizo situados a menor altura se están llevando la peor parte. La Mer de Glace, en Chamonix, ha perdido un kilómetro de longitud en los últimos 30 años.

Deja un comentario