La maldición de Cortina en los Juegos de Invierno y Mundiales de alpino

Cortina d'Ampezzo ha organizado en varias ocasiones Mundiales de alpino y Juegos de Invierno, dos veces con la Segunda Guerra Mundial de escenario y siendo anulados o cancelados

El mal tiempo ha dado mucho trabajo en pistas y no se ha visto recompensado porque el Mundial todavía no ha empezado. @cortina2021
El mal tiempo ha dado mucho trabajo en pistas y no se ha visto recompensado porque el Mundial todavía no ha empezado. @cortina2021

Los contratiempos a los que se está enfrentando el Mundial de esquí alpino de Cortina d’Ampezzo, con cambios en el calendario por las inclemencias del tiempo, hacen recordar los obstáculos y dificultades a los que la estación italiana se ha enfrentado en el pasado con motivo de albergar grandes competiciones.

Cortina d’Ampezzo, la ‘Regina delle Dolomiti’ como se le conoce, no ha tenido mucha suerte en las grandes citas internacionales que ha organizado, sean Mundiales o Juegos de Invierno. Quizás la más plácida fue el Mundial de 1932, el segundo en la historia en celebrarse después del de Murren del año anterior. Hasta 1939 el Mundial se celebraba cada año pero la Segunda Guerra Mundial cortó su celebración. Cuando se reanudaron los Mundiales, en St Moritz 1948, su periodicidad pasó a ser bianual.

En 1932 se disputaron tres carreras por género, slalom, combinada y descenso, con Suiza como triunfadora al llevarse tres de los seis oros en disputa, dos de ellos para Roesli Streiff (slalom y combinada). Hay que resaltar que el podio de la combinada era el resultado de la suma de tiempos del slalom y el descenso, sin que se disputase la prueba en sí.

 

Un Mundial anulado por la Federación Internacional

En 1941, en plena contienda mundial, se celebraron unos segundos Mundiales en Cortina. El año anterior se habían cancelado los Juegos Olímpicos de verano en Tokio para que Helsinki se encargase de organizarlos. Alemania, Italia y Japón, las tres potencias del Eje, tenían claro que los eventos deportivos internacionales eran un apoyo a los éxitos militares a nivel popular.

Tuvieron lugar del 1 al 9 de febrero de 1941 pero sus resultados fueron anulados cinco años después al no ser reconocido por la Federación Internacional en el Congreso de 1946. Participaron doce países, con Alemania con la potente escuadra austriaca en sus filas, Italia y Japón como los países del Eje, cuatro países supuestamente neutrales como Suiza, Suecia, Finlandia y Yugoslavia (invadida por el Eje dos meses después) y cuatro representaciones simbólicas de Bulgaria, Hungría, España y Eslovaquia.

 

El equipo del Tercer Reich se llevó cinco de las seis medallas de alpino en juego, siendo la séptima para Italia. En el resto de modalidades (fondo, saltos y combinada nórdica) el dominio alemán también fue abrumador.

Juegos frustrados en el 44, realizados en el 56

Cortina d’Ampezzo también tenía que haber organizado los Juegos de Invierno de 1944, que asimismo otorgaban el título de campeón mundial. Pero la guerra todavía en curso obligó a cancelarlos. La candidatura italiana superó a las de Montreal y Oslo en la elección de junio de 1939.

Sí pudieron celebrarse los Juegos de 1956 después de que Cortina se impusiese a los proyectos de Colorado Springs, Lake Placid y Montreal. Fueron los primeros Juegos de Invierno que tuvieron cobertura televisiva, del mismo modo que fueron pioneros en lograr la mayor parte de la financiación de empresas privadas. Además se podía ir andando a todas las sedes menos a una, la del patinaje de velocidad. Estaba situada en el lago Misurina, a 13 km de Cortina d’Ampezzo. Debutó la URSS y ganó en número de medallas pero en esquí alpino atrrasó Toni Sailer ganando tres oros olímpicos (slalom, gigante y descenso) y el mundialista en combinada.

A la quinta fue la vencida

Será pues la cuarta vez que en Cortina se repartan títulos de campeón del mundo, aunque en una ocasión el Mundial fue anulado y la otra se otorgaron junto al título olímpico. Pero para llegar a Cortina 2021 el camino no ha sido de rosas. Hasta cuatro veces ha visto derrotada su candidatura la estación de los Dolomitas y a la quinta fue la vencida por la ausencia de oponentes.

Pancarta de apoyo a Sofia Goggia en el hotel del equipo italiano. FOTO: @ItaliaTeam_it
Pancarta de apoyo a Sofia Goggia en el hotel del equipo italiano. FOTO: @ItaliaTeam_it

El Covid-19 puso en peligro la celebración del Mundial, la organización pidió aplazarlo a 2022, a lo que se negó la FIS, e incluso se propuso suspenderlo. Finalmente, la embajadora del evento, Sofia Goggia, se lesionaba de manera tonta días antes del inicio del evento, dejando a Italia sin una opción de medalla bastante clara.

El mal augurio ha perseguido al Mundial italiano con una ceremonia inaugural bajo un diluvio tanto de agua como de nieve, la cancelación de la combinada femenina el primer día de competición por un exceso de nieve, la del super G femenino del martes por la niebla y la de las pruebas previstas para el miércoles debido al mal tiempo. Mañana debe arrancar con tres días de retraso con la disputa del super G femenino (10.45 h.) y masculino (13.00 h.).

Deja un comentario