Las estaciones de Andorra atrasan la apertura hasta principios de enero

El presidente del Gobierno de Andorra, Xavier Espot, ha comunicado la decisión de no abrir las estaciones de esquí del país hasta principios del mes de enero

Xavier Espot, presidente del gobierno andorrano, durante la comparecencia en la que ha anunciado que se retrasa la apertura de las estaciones del país hasta principios de enero. FOTO: TV Andorra
Xavier Espot, presidente del gobierno andorrano, durante la comparecencia en la que ha anunciado que se retrasa la apertura de las estaciones del país hasta principios de enero. FOTO: TV Andorra

Xavier Espot, jefe de gobierno de Andorra, ha hecho pública la decisión de retrasar la apertura de las estaciones de esquí del país “hasta principios de enero”, sin especificar una fecha. El jefe del ejecutivo andorrano ha dicho que “es una decisión difícil y dolorosa, obligada por las circunstancias. Lo hacemos con la convicción que, en el contexto actual, es lo correcto desde el punto de vista sanitario, económico y social”.

Que Catalunya no pase a la fase dos y que Francia haya previsto una cuarentena de siete días a los que regresan de unas vacaciones de esquí en el extranjero, sin duda ha influido en la toma de decisión. Espot ha manifestado que “los contactos con las autoridades de ambos países son constantes. Nuestra voluntad es la de ser leales a los países europeos y a nuestros vecinos; no podemos darle la espalda aunque nuestra situación sanitaria sea buena y ofrezcamos garantías de no contagio. Ha sido una decisión madurada, deliberada y consensuada”.

El jefe de gobierno de Andorra tiene prevista una reunión, el día 22 en París, con Jean Castex, su homólogo francés. Y los contactos con las autoridades catalanas y españolas son fluidos. Espot ha dicho que “con la comarca del Alt Urgell tenemos una permeabilidad natural”, uno de los argumentos que Andorra esgrime para ser incluida en la región sanitaria del Alt Urgell.

Impacto económico

El impacto económico de la medida va a ser fuerte, ya que un 30% del PIB andorrano se basa en el sector del esquí y lo que arrastra. “Somos conscientes de las consecuencias en la economía del sector pero el gobierno estará a su lado para superar este momento”, asegura Espot, que ha señalado que mañana se votará en el Parlamento una serie de medidas para ayudar a los afectados y que tendrán vigor desde el 1 de enero al 1 de junio.

Imagen del sector de Pas de la Casa en Grandvalira.
Imagen del sector de Pas de la Casa en Grandvalira.

En cuanto a la situación de los trabajadores temporeros de las estaciones, ha explicado que “ya reducimos un 30% la cuota, hace quince días cortamos la expedición de visados, este invierno se invierte el porcentaje de años anteriores y será de un 60% de trabajadores comunitarios y un 40% de extracomunitarios.. Los que ya están aqui con contrato se acogerán al ERTE y los que no lo tienen y están en situación legal, tendrán ayudas y cobertura de las administraciones públicas andorranas”.

De la mano con Europa

La fecha de apertura no es inamovible, según Espot. “No hay ninguna decisión inamovible en la vida y menos en esta situación, con un virus cambiante. Pero no nos podemos quedar al margen de lo que decidan los países europeos y, sobre todo, nuestros vecinos. Si Europa decide que se puede abrir antes, nosotros también lo haremos”.

Por último se ha referido a las actividades que se podrán realizar en las estaciones de Andorra. Espot ha aclarado que “este tema lo hemos de tratar con los responsables del sector, saber qué se puede y no se puede hacer en las estaciones. Hay que mirar a otros países y saber qué decisiones aplican, y alinear las nuestras con las de ellos”.

Francesc Camp, presidente de Ski Andorra, ha acompañado al jefe del ejecutivo en la comparecencia. FOTO: TV Andorra
Francesc Camp, presidente de Ski Andorra, ha acompañado al jefe del ejecutivo en la comparecencia. FOTO: TV Andorra

También ha tomado parte en la comparecencia el presidente de Ski Andorra, Francesc Camp. Ha reconocido que en un principio han tratado de retrasar la decisión tomada. “La apoyamos; no hay otra alternativa. Es una decisión difícil pero acertada. De Navidad a Semana Santa es un tiempo clave en la economía turística del país. En ninguno el esquí tiene tanta incidencia en el PIB como en Andorra; ni en Suiza ni en Austria”.

Camp espera “poder recibir turistas a partir de enero; habrá que buscar el equilibrio en función de la evolución de la pandemia. Nos jugamos mucho este invierno y espero que se pueda facturar como mínimo para pagar gastos. Diciembre supone el 30% de facturación de la temporada de invierno”.

Deja un comentario