Un probable cambio de tiempo podría traer la ansiada nieve a las pistas

Una borrasca podría favorecer la entrada de vientos húmedos entre el 26 y el 30 de noviembre

El tiempo anticiclónico tendría los días contados. Todo apunta a un cambio de tiempo a partir del próximo día 25 de noviembre. El acercamiento de una borrasca la semana próxima podría traer nieve, aunque todo ello dependerá de la línea de la misma.

El recorrido de la baja (BFA) no quedará definido hasta unas horas antes. Los modelos no pueden todavía afinar ya que dependerá del punto de incidencia de la misma. Faltan muchas horas todavía para poder afinar, y toca esperar. Pero en función del recorrido podría favorecer la entrada de vientos húmedos. Por lo que tampoco se descarta una borrasca de levante, lo cual favorecería sobre todo el Pirineo oriental.

El descenso del termómetro ha propiciado la puesta en marcha de los cañones de nieve

Como mínimo, la buena noticia es que las temperaturas han bajado y muchas estaciones han puesto en marcha los cañones de nieve. Las nieblas con heladas matinales serán presentes los próximos días, dada la inversión térmica.

Vamos a ver un análisis de los ensembles CFS a unos 20 días para ver por donde podrían ir los tiros. En primer lugar, hay que hacer hincapié en las anomalías a 500HP en su geopotencial -cuanto más rojo sea el terreno habrá más bloqueos positivos (tierra anticiclón) y cuanto más azul los bloqueos son negativos (terreno bajas)-.

En la media de los ensembles, el modelo CFS sigue marcando un bloqueo entre el 21 y 25 de noviembre. A partir del 26 y hasta el 30 de noviembre hay posibilidad de entrada de una perturbación de levante. Diciembre comenzaría en tierra de nadie, que podría alargarse hasta domingo 6 de diciembre.

Entre los días 7 y 10 de diciembre, aunque todo está en tierra de nadie y la probabilidad es baja, todo aboga por entradas más frías continentales. Una situación que iría ligada con la NAO.

Deja un comentario