Austria cierra las estaciones de esquí y las reserva para profesionales

El gobierno austriaco anuncia un nuevo confinamiento a partir de mañana que incluye también las estaciones de esquí, que sólo podrán ser utilizadas por deportistas profesionales

Sebastian Kurz, canciller austriaco. FOTO: Twitter
Sebastian Kurz, canciller austriaco. FOTO: Twitter

El gobierno austriaco ha anunciado un segundo confinamiento a partir de mañana ante el fuerte aumento en el número de contagios en el país. A partir de mañana no sólo entrará en vigor el toque de queda nocturno, entre las ocho de la noche y las seis de la mañana, sino que también permanecerán cerrados restaurantes, hoteles e instalaciones de ocio.

En la medida están incluidas las estaciones de esquí, así como el uso de los remontes mecánicos. Sólo podrán utilizar estos dominios los deportistas profesionales, con lo que en principio la disputa de los slaloms paralelos de Lech-Zürs del 13 y 14 de noviembre no se ven afectados.

La medida anunciada por el canciller federal Sebastian Kurz no ha sido nuinguna sorpresa porque el aumento de contagios en la última semana ha sido notable. El sábado se anunciaron 5.300 nuevos contagios, subiendo la incidencia de los últimos siete días a 301 casos por cien mil habitantes. La medida adoptada por el gobierno austriaco ya fue puesto en marcha la semana pasada por países como Italia, Francia y Alemania.

El bloqueo está previsto hasta finales de noviembre y a partir de mañana a los hoteles y estaciones de esquí sólo se les permitirá abrir para dar servicio a deportistas profesionales, quedando cerrado el ámbito turístico que ya lo estuvo durante diez semanas durante la primera oleada en primavera.

Además el gobierno austriaco ha preparado un paquete de ayudas para evitar quiebras, cierres de negocios y despidos masivos. El 80% de las pérdidas en ventas en comparación con el mismo mes del año pasado serán cubiertas por el Estado, que quiere evitar a toda costa otro descenso en la actividad económica.

Quien no está conforme con las nuevas medidas es el presidente de la federación austriaca de esquí (ÖSV), Peter Schröcksnadel, que las ha criticado con dureza porque, según él, bloquea la práctica deportiva a nivel de clubs. Schröcksnadel no descarta llevar a los tribunales al gobierno federal.

Deja un comentario