El rebrote de Covid-19 compromete la Copa del Mundo de esquí alpino

El rebrote de Covid-19 en Europa pone en peligro la celebración de la Copa del Mundo y los tres fines de semana consecutivos de diciembre, con las carreras en Val d'Isère y Courchevel, están pendientes de confirmación

Las pruebas del Criterium de la Primera Nieve en Val d'Isère, pendientes de confirmación.
Las pruebas del Criterium de la Primera Nieve en Val d'Isère, pendientes de confirmación.

La pandemia de Covid-19 ha instalado al mundo en una provisionalidad hasta ahora nunca conocida. El mundo del deporte no escapa a ello y el esquí alpino no es una excepción. Su máximo exponente anual, la Copa del Mundo, afronta una temporada muy incierta después de que la pasada fuese abruptamente interrumpida a causa de la pandemia.

Resuelta sin mayores problemas la cita inaugural de Soelden, pese a un par de positivos entre los miembros del staff de un equipo, la competición debe reanudarse con un slalom paralelo en Lech-Zürs el 13 de noviembre para mujeres y el 14 para los hombres. El siguiente fin de semana están programados dos slaloms femeninos en Levi, donde Mikaela Shiffrin quiere reaparecer después de diez meses sin colgarse un dorsal.

Pero las perspectivas no son demasiado halagüeñas. El rebrote del Covid-19 en toda Europa es evidente y todo está pendiente de un hilo, a la espera de las decisiones sanitarias que adopten cada uno de los países que deben albergar carreras de la Copa del Mundo.
Por ejemplo, de cara a los paralelos de Lech-Zürs, el gobierno austriaco debe comunicar en breve si adopta nuevas medidas sanitarias en relación al Covid-19.

Las carreras en Francia, en el alero

Más temor inspira el inicio de las pruebas de velocidad masculinas en Val d’Isère, donde están programados un descenso y un super G los días 12 y 13 de diciembre respectivamente en el Criterium de la Primera Nieve. Tras el nuevo confinamiento que entró en vigor el pasado viernes en Francia, que debe durar hasta el 1 de diciembre, el comité organizador encargado de preparar los tres fines de semana consecutivos en la estación de la Saboya se reunió el viernes con la FIS. Tras el encuentro, Emmanuel Couder, coordinador del circuito masculino, ha manifestado que «contamos con el apoyo de la prefectura y del Ministerio de Interior para seguir trabajando en la organización de las carreras. Y esto es muy positivo».

De todos modos la cautela preside todas las decisiones y se esperará hasta el 13 de noviembre para saber el futuro de estas carreras. En un comunicado de la FIS se da a conocer que «teniendo en cuenta que el gobierno francés debe hacer una nueva evaluación de la situación en quince días, y considerando las restricciones de movilidad y la posible evolución del virus, el próximo 13 de noviembre se tomará una decisión respecto a las pruebas que deben disputarse en Val d’Isère».

Michel Vion, presidente de la federación francesa, convencido de que habrá Copa del Mundo tanto en Val d'Isère como en Courchevel.
Michel Vion, presidente de la federación francesa, convencido de que habrá Copa del Mundo tanto en Val d’Isère como en Courchevel.

En la estación francesa están previstos dos gigantes masculinos el 5 y 6 de diciembre, los citados super G y descenso de los días 12 y 13, y dos descensos y un super G femeninos del 18 al 20 de diciembre.

Michel Vion, presidente de la federación francesa, está convencido que ni las pruebas de Val d’Isère ni las de Courchevel (dos gigantes femeninos el 12 y 13 de diciembre) corren peligro. Vion ha manifestado que «las pruebas de la Copa del Mundo no corren peligro; son grandes eventos internacionales y están vinculados a los derechos de televisión. Está claro que serán a puerta cerrada; lo que no está claro son las invitaciones a VIPS y personalidades».

Mañana está prevista una reunión en Albertville entre la federación francesa, organizadores de Courchevel y Val d’Isère y las autoridades locales para concretar la estrategia del alojamiento, un tema que preocupa porque hay que acoger a cientos de personas en un periodo en el que el confinamiento podría seguir vigente en el caso de aprobarse una prórroga.

La visión realista o pesimista de Vieider

Más pesimista se muestra Andreas Vieider, responsable de deportes del diario ‘Dolomiten’. En una entrevista a skiweltcup.tv pone en duda la celebración de las carreras en la Saslong de Val Gardena (super G y descenso masculinos del 18 al 20 de diciembre) o en la Gran Risa de Alta Badia (gigante y slalom masculinos el 20 y 21 de diciembre) e incluso la disputa del Mundial de Cortina d’Ampezzo del próximo febrero a causa del rebrote del Covid-19 que está padeciendo Italia.

Andreas Vieider, responsable de deportes del diario 'Dolomiten'. FOTO: Andreas Vieider
Andreas Vieider, responsable de deportes del diario ‘Dolomiten’. FOTO: Andreas Vieider

Vieider afirma que «pese a que los organizadores están preparados, trabajando durante muchos meses sobre los escenarios posibles y tomando las medidas adecuadas para proteger la salud de los participantes, hay otra cara de la moneda que es la curva ascendente de nuevas infecciones. Si esta curva sigue subiendo no puedo imaginar que algún evento deportivo se pueda llevar a cabo. No sólo de esquí, sino de cualquier deporte. Y lo mismo puede decirse del Mundial de Cortina d’Ampezzo, pese a que faltan tres meses para su celebración. Todo va a depender a que el número de contagios y la ocupación de camas con pacientes de Covid-19 vuelvan a estar en un nivel manejable».

El periodista austriaco considera que en Soelden se trabajó a la perfección el tema sanitario y no teme por la celebración de los paralelos en Lech-Zürs. Pero su opinión respecto a los slaloms de Levi no parace tan segura. «Muchos entrenadores y miembros del ‘staff’ de los equipos harán un viaje de casi dos mil kilómetros en microbuses; los deportistas viajarán en avión y eso ya supone un riesgo. Habría que separar en todas las mangas de la Copa del Mundo a los participantes, sean deportistas o miembros de los equipos, de los turistas. Tanto en los alojamientos, como en zonas comunes como pueden ser ascensores o comedores, así como en las llegadas y salidas de los países», concluye Vieider.

Deja un comentario