Fuego cruzado de Kristoffersen y Braathen tras el gigante de Soelden

Los noruegos Lucas Braathen y Henrik Kristoffersen han mantenido un fuego cruzado de declaraciones después de la victoria del primero en el gigante inaugural de Soelden

Lucas Braathen tras ganar el gigante de Soelden el domingo pasado.
Lucas Braathen tras ganar el gigante de Soelden el domingo pasado.

No parece que entre Henrik Kristoffersen y su compatriota Lucas Braathen vaya a forjarse una estrecha amistad tras las reacciones de ambos a la victoria de Braathen el domingo pasado en el gigante inaugural de Soelden.

Braathen, de 20 años, inauguró su palmarés en la Copa del Mundo gracias a una segunda manga fabulosa -sólo Marco Odermatt fue más rápido- que le permitió pasar de la quinta plaza al cajón más alto del podio, mientras que Kristoffersen, seis años mayor, vigente campeón del mundo y defensor del Globo de la disciplina, tuvo que conformarse con la quinta plaza tras haber acabado la primera con el tercer mejor tiempo.

Tras la carrera, Kristoffersen manifestó acerca del triunfo de su compañero que “la primera victoria en la Copa del Mundo es la más fácil, especialmente cuando nadie la espera. Pero en las siguientes carreras las expectativas son mayores. Deberá demostrar que puede lidiar con esta presión. Los próximos meses mostrarán cómo Braathen afronta la situación «.

Henrik Kristoffersen no pudo ocultar su decepción tras la segunda bajada del gigante inaugural.
Henrik Kristoffersen no pudo ocultar su decepción tras la segunda bajada del gigante inaugural.

El aludido no tardó en responder. Lo hizo de forma contundente diciendo que «los dos somos noruegos. Pero él eligió el equipo su propio equipo, con sus entrenadores y fisioterapeutas. El resto de nosotros somos un grupo de entrenamiento diferente. Él no me proporciona nada y yo no le proporciono nada. Es solo un rival».

Braathen entrena con el equipo de la federación noruega, junto a Leif Kristian Nestvold-Haugen, Aleksander Aamodt Kilde y compañía. Kristoffersen, por su parte, hace ya años que tiene su propio equipo y sus relaciones con la Norges Skiforbund se deterioraron a raíz de un conflicto de intereses de carácter publicitario.

A Braathen las palabras de Kristoffersen no le sentaron muy bien. Explicó que «no me importa lo que diga. Para mí fue increíble haber podido ganar en Soelden. ¿Que sólo tengo 20 años?. Pues genial. Henrik puede decir lo que quiera, estoy feliz por el día que viví en Soelden. El objetivo no es tener una carrera fantástica como la de Henrik, sino una mejor. No salgo a competir para acabar segundo lo hago para ser el mejor «.

Deja un comentario