Los afectados por Covid-19 en Ischgl demandan al gobierno austriaco

Los demandantes creen que la respuesta de las autoridades fue "caótica", aceleró la propagación del virus en Ischgl y estudian presentar cargos por negligencia criminal

La estación austriaca de Ischgl se convirtió en un foco de propagación del Covid-19. FOTO: facebook Peter Kolba
La estación austriaca de Ischgl se convirtió en un foco de propagación del Covid-19. FOTO: facebook Peter Kolba

Los esquiadores infectados con Covid-19 en la localidad de Ischgl han demandado al gobierno austriaco, alegando que la respuesta de las autoridades fue «caótica» y aceleró la propagación del virus en la estación denominada ‘Ibiza de los Alpes’.

Ayer se dieron a conocer cuatro casos y seguirán más, dijo Alexander Klauser, abogado de los esquiadores y sus familias, en una conferencia de prensa en Viena el miércoles. Uno de los casos involucró a un hombre que fue infectado en la evacuación masiva en pánico del complejo después de que se impuso una cuarentena, y luego murió.

Los demandantes no plantean el litigio buscando dinero ya que el total de compensaciones llega a alrededor de 290,000 euros, una cantidad relativamente modesta en comparación con las demandas civiles de Estados Unidos. «Esa no es la cuestión. Los que han solicitado nuestros servicios no preguntaron por la cuestión económica sino que estaban indignados por el hecho de que nadie en el Tirol admitiera jamás que se cometieron errores», ha explicado Peter Kolba, director de la Asociación Austriaca de Protección al Consumidor, quien encabeza las demandas. El caso está siendo observado de cerca para ver si los gobiernos podrían ser considerados responsables de las deficiencias en su respuesta a los brotes en todo el mundo.

El famoso apreski de Ischgl fue el origen del contagio. FOTO: Ischgl
El famoso apreski de Ischgl fue el origen del contagio. FOTO: Ischgl

La ‘Ibiza de los Alpes’

Ischgl ganó su apodo de ‘Ibiza de los Alpes’ en un guiño a su cultura apres-ski, donde los asistentes a la fiesta bajaban a los bares directamente desde las pistas para bailar durante horas en pistas de baile llenas de gente. Las barras apres-ski fueron sólo un elemento que causó la propagación del virus, sostienen Kolba y Klauser. La forma en que se anunció la cuarentena de Ischgl fue lo que provocó el pánico y multiplicó el impacto.

El canciller austríaco, Sebastian Kurz, lo anunció en televisión en directo a finales de febrero con «efecto inmediato», diciendo a la gente que abandonara el valle, a pesar de que no se anunció oficialmente a nivel local hasta que la noticia apareció en un aviso en el exterior del Ayuntamiento de Ischgl a las 7:30 p.m. de esa misma tarde.

Las autoridades tirolesas reaccionaron con demasiada lentitud, aparentemente bajo la presión de la industria del turismo y actuaron demasiado tarde para cerrar bares y emitir una cuarentena, dijo Kolba. «El canciller Kurz anunció la cuarentena en una conferencia de prensa, aparentemente coordinada con nadie, para sus propios propósitos de relaciones públicas y ha provocado la salida caótica de decenas de miles de turistas», dijo Kolba. Un portavoz del gobierno de Kurz ha declinado hacer comentarios.

La manera de anunciar la evacuación provocó el pánico de los turistas que temían quedar atrapados en Ischgl, dice Kolba. Un autobús con 25 personas tardó siete horas y media en llegar a la estación de tren de Landeck, un viaje que normalmente toma 45 minutos, según un informe de los medios.

Peter Kolba, director de la Asociación Austriaca de Protección al Consumidor. FOTO: Facebook Peter Kolba
Peter Kolba, director de la Asociación Austriaca de Protección al Consumidor. FOTO: Facebook Peter Kolba

Posible negligencia criminal

Los fiscales austriacos en Innsbruck, la capital del Tirol, ya han estado revisando durante meses si se deben presentar cargos por negligencia criminal para determinar si la hubo para salvar la parte más lucrativa de la temporada de esquí. «Lo que he visto hasta ahora de las autoridades no es en absoluto convincente», dijo Kolba. “Después de seis meses ni siquiera han entrevistado a nadie, sólo están apilando papel, es inaceptable”.

En lugar de esperar años hasta que la justicia se pronuncie, Kolba propuso que el canciller Kurz organizara una mesa redonda fuera de los tribunales que pudiera discutir el pago de compensación, establecer responsabilidades y emitir una disculpa adecuada. El portavoz de Kurz se negó a comentar sobre la propuesta.

Deja un comentario