Fernanda Maciel completa el Desafío de Cantabria en el Naranjo de Bulnes

La ultrarunner corrió en solitario 83 Km, y escaló junto a Eneko Pou el pico Uriellu (2.515 m)

Maciel y Pou en la cima del pico Urriellu
Maciel y Pou en la cima del pico Urriellu FOTOS: Fernanda Maciel

La atleta y campeona ultrarunner Fernanda Maciel ha logrado completar su último proyecto, una innovadora combinación de trail running en solitario y escalada deportiva en el Naranjo de Bulnes (2.519 m), Picos de Europa, junto al alpinista alavés Eneko Pou.

Su reto personal, llevó a la brasileña desde la costa cantábrica española hasta el Naranjo de Bulnes o Pico Urriellu en asturiano. Se trata de una de las cumbres más famosas del país, recorriendo una distancia de 83 km con un desnivel de más de 6.000m.

Maciel y Pou comparten equipo internacional bajo la marca The North Face. Mientras ella aportó la experiencia de la carrera, el especialista en la escalada le echó una mano en la escalada.

La ultrarunner brasileña corrió 83 Km en solitario
La ultrarunner brasileña corrió 83 Km en solitario

Maciel completa un increíble proyecto personal 

Fernanda terminó la ruta en un tiempo de 14 horas y 47 minutos, dejando el listón muy alto para un desafío de este estilo. Corrió el Desafío de Cantabria en 13 horas y 40 minutos, pero lo más impresionante fue que, a pesar de su limitada experiencia en escalada, tardó solo 1 hora y 7 minutos en escalar los 200 metros de la vía Directa de los Martínez en el icónico Naranjo de Bulnes.

Este deporte de doble disciplina requiere una resistencia casi sobrenatural junto con unas habilidades técnicas y una gran capacidad para mantenerse tranquilo y concentrado. En este sentido, Fernanda estaba en su terreno.

“No soy escaladora y estaba cansada, pero nos las arreglamos para ir bastante rápido” afirmó Fernanda, recordando el logro que realizó con la ayuda de su compañero de equipo y amigo desde hace mucho tiempo Eneko Pou.

“Fue increíble, nos ayudamos mutuamente hasta llegar a esta fantástica cima, y luego nos abrazamos como locos. Lo habíamos logrado: 14 h 47′ desde el mar Cantábrico hasta la cumbre del Naranjo.”

Para Eneko, lo que más le sorprendió fue ver la cara de felicidad de Fernanda a lo largo de los 85km.

“Siempre había creído en ella: en su fuerza, en su tenacidad, en su forma de superar los momentos difíciles, pero cuando la vi allí con una sonrisa, me quedé con la boca abierta… La esperaba desconcertada después de 13 horas corriendo después de 6.000 metros de desnivel, ¡pero no!” .

Deja un comentario