La nueva ley de protección del Mont Blanc será más restrictiva

La orden estará lista en otoño y sólo permitirá el alpinismo, esquí de montaña y parapente

Una imagen del Mont Blanc
Una imagen del Mont Blanc FOTO: Chamonix.fr

La lucha que mantiene desde hace años Jean-Marc Peillex, alcalde de Saint Gervais, por la preservación del Mont Blanc, comienza a dar sus frutos. Si el año pasado la Prefectura (delegación del Gobierno) de la Alta Saboya ya limitaba el número de montañeros diarios hasta la cima francesa, este año se ha aprobado la 18º versión de trabajo del futuro Arrêtés préfectoraux de protection des Habitats Naturels (APPHN) del Mont Blanc.

La orden para la protección de los hábitats naturales confirmará la breve lista de actividades permitidas en la ruta normal de Mont-Blanc. De esta forma sólo se podrá hacer alpinismo, esquí de montaña y descenso en parapente.

Si bien todavía se están realizando ajustes en diversos aspectos, la posición de las autoridades es clara con respecto a las actividades que se podrán realizar el verano del 2021. Todo ello ayudará a eliminar las infracciones y los comportamientos incívicos que, durante décadas, ha tenido que soportar la mítica montaña francesa.

«El proyecto ahora elaborado, fruto de este trabajo, es un paso significativo que debería permitir evitar ciertos excesos, sin embargo, consideramos que este sistema se complementa necesariamente con otras medidas que vendrán más adelante», explican portavoces de Chamonix.

El texto final se publicará en otoño. Por lo tanto, debe aplicarse por completo para el verano de 2021. De esta forma, la policía tendrá que lidiar este verano con mano derecha, con miras a la entrada en vigor del decreto el verano siguiente, tal y como explica la web Altitude News.

Preservación del Mont Blanc

El prefecto de Alta Saboya quiere una protección de los hábitats naturales del Mont Blanc. Se trata de una montaña protegida y no todo vale. Y es que la libertad comienza con el respeto que algunos parecen haber obviado.

La nueva ley permitirá sólo el alpinismo, el esquí de travesía y el parapente (siempre y cuando se portee el material a la espalda y, en el caso del parapente, se aterrice en el valle).

Cualquier otra acción que se salga de estas 3, o persiga otros objetivos, será considerada prohibida, en un intento de evitar las abundantes excentricidades, y de atajar prácticas agresivas, principalmente con helicópteros, y también otras como el descenso con bicicleta.

No en vano, una avioneta aterrizó cerca de la cumbre el año pasado. Otros inflaron un jacuzzi en la parte superior, incluso alguien subió con una piragua. Al igual que montañeros plantaron sus tiendas de campaña en cualquier sitio o insultaron a los guardias del refugio, etc.

Deja un comentario