Pinturault: “Cuanto más se tarde en esquiar más se complicará todo”

Alexis Pinturault habla de su confinamiento contagiado de coronavirus y de cómo ve un futuro inmediato en el que destaca la incertidumbre sobre la próxima temporada

Pinturault habla del confinamiento, del coronavirus y de un futuro en el que reina la incertidumbre.
Pinturault habla del confinamiento, del coronavirus y de un futuro en el que reina la incertidumbre.

Alexis Pinturault fue, junto a Henrik Kristoffersen, el gran aspirante a suceder a Marcel Hirscher en la conquista del Gran Globo de la Copa del Mundo de esquí alpino. Finalmente fue el noruego Aleksander Aamodt Kilde quien se llevó el gato al agua, siendo el primer velocista puro en ganar la Copa del Mundo desde que su compatriota Aksel Lund Svindal lo consiguiese en 2009. Un año después le sucedió Carlo Janka, pero el suizo es más polivalente, dominando tanto velocidad como gigante y combinadas.

Pinturault, como Kristoffersen, se vió perjudicado por la interrrupción abrupta de la temporada cuando quedaban tres pruebas de velocidad y cuatro técnicas por disputar. Superada la decepción, Pinturault ya mira hacia un futuro inmediato incierto. De su reclusión explica en una entrevista a Skichrono que “el primer mes pasó rápido, quizás porque era una situación nueva. A mi me sirvió para estar con mi familia y hacer cosas distintas que no me da tiempo a hacer durante el invierno. Y también de ocuparme de futuros proyectos, como el Winter Legacy (*) del año que viene. Pero este segundo mes se me está haciendo más cuesta arriba”.

Infectado por el coronavirus

Pinturault resultó contagiado de Covid-19 al inicio del confinamiento y acabó superándolo. “He ido a mejor al cabo de poco más de un mes. Pero noto que no he reencontrado al cien por cien el gusto y el olfato. Al principio no olía nada sin tener la nariz tapada. Y con el gusto casi lo mismo: sólo notaba los sabores primarios como el dulce, salado, ácido y muy amargo. Ahora ya soy capaz de identificar lo que como aunque me cuesta identificar alimentos que tienen un gusto suave”, explica sobre uno de los síntomas de la enfermedad.

Pinturault no tiene claro cómo ni donde va a poder entrenar antes de que dé inicio la temporada.
Pinturault no tiene claro cómo ni donde va a poder entrenar antes de que dé inicio la temporada.

Hace quince días empezó a entrenar de manera muy suave. “Es muy pronto para machacarse en lo físico y menos en un espacio cerrado. Sólo hago una sesión diaria muy suave porque no sé si voy a poder esquiar lo mismo que en otras temporadas”.

Sabe que este año no podrá preparar la temporada en el hemisferio sur. Argentina ya ha extendido la prohibición de vuelos comerciales hacia y desde el país hasta septiembre, sin descartar una extensión de la medida. “No me inquieta demasiado. En el peor de los casos podré volver a esquiar en septiembre o en octubre. Esquiar ahora sólo te va a servir para mantener la base técnica. Otra cosa es el desarrollo del material”, asegura Pinturault, que espera aprovechar las opciones de los glaciares suizos o austriacos.

“Hay glaciares abiertos en Austria, creo que Saas Fee tiene previsto abrir. La cuestión es saber si podremos viajar allí, pasar la frontera, pese a que lo haremos, o intentaremos, hacer por motivos profesionales. Habrá que ver también qué pasa con los glaciares franceses. Creo que se podrá esquiar en Europa pero quedan muchos puntos por aclarar y las respuestas las tendremos en el día a día”, dice al respecto.

Futuro incierto

La incertidumbre es la gran enemiga de la planificación. Pinturault es consciente y afirma que “cuanto más se atrase la vuelta a los esquís, más complicado será todo. A partir de mediados de julio los glaciares ya están en mal estado hasta septiembre. Si en junio no podemos esquiar, aunque sea para probar material, la ansiedad empezará a manifestarse. Todo el mundo caerá en la inquietud, sobre todo porque en otros países como Suecia, Austria o Suiza sí se podrá esquiar. Y en mi caso hay un segundo obstáculo: mi técnico Guntram Mathis es austriaco y, de momento, no tiene una autorización para viajar. Hay muchas cosas por aclarar todavía”.

No le preocupa empezar con un retraso de forma la temporada “porque de momento todos estamos en la misma situación” pero señala que “no hemos podido realizar las habituales pruebas de fin de temporada”.

El francés desconoce si podrá desplazarse a Austria o Suiza para entrenarse, una vez descartado el hemisferio sur.
El francés desconoce si podrá desplazarse a Austria o Suiza para entrenarse, una vez descartado el hemisferio sur.

Espera el 11 de mayo, cuando Francia dará un paso más en la desescalada del confinamiento. “Por lo menos podré hacer salidas largas en bicicleta”, señala. Ni mucho menos se plantea la retirada a los 29 años pero sí admite preocupación por los atletas de élite. “Para muchos de nosotros nuestra formación y nuestros títulos acabaron en el bachiller. Yo prefiero anticiparme y no esperar al día que deje la competición para plantearme un futuro. Mi familia se gana la vida con el turismo (ndr: su padre es proipietario de un hotel en Courchevel) y me gustaría seguir con el negocio. Pero eso lo veo ahora como algo lejano”, concluye.

(*) Es una carrera paralela open tanto para adultos como para niños en la que se mezclan gigante, super G, baches, esquí cross y un waterslide o deslizamiento sobre el agua justo antes de la meta.

Deja un comentario