Michael Pircher y Ferdinand Hirscher ante el reto de alzar el Wunderteam

El entrenador y el padre de Marcel Hirscher serán los encargados de dirigir el equipo austriaco de puebas técnicas ante la crisis de resultados del Wunderteam la pasada temporada

Marcel Hirscher, alzado por su padre y Michael Pircher tras imponerse en el slalom de Kranjska Gora de 2018. FOTO: Facebook M.H.
Marcel Hirscher, alzado por su padre y Michael Pircher tras imponerse en el slalom de Kranjska Gora de 2018. FOTO: Facebook M.H.

La retirada de Marcel Hirscher de la competición ha supuesto, entre otras cosas, que Austria perdiese la Copa de Naciones por primera vez en treinta años a causa del bajón de victorias que cada temporada aportaba el campeón de Salzburgo. Ante esta falta de resultados Michael Pircher y Ferdinand Hirscher, este último padre de Marcel, se van a hacer cargo del equipo austriaco de gigante según publica ‘Kronen Zeitung’.  La noticia ha sido confirmada esta tarde por la federación austriaca (OESV). Ambos técnicos han estado durante muchos años dirigiendo la evolución del esquiador más laureado de todos los tiempos con ocho Grandes Globos consecutivos en su palmarés, algo que no va a ser nada fácil de igualar.

Ni una sola victoria en disciplinas técnicas en el pasado invierno, tanto en categoría masculina como femenina, han empujado a los responsables del esquí alpino austriaco a contar con los servicios de la pareja de preparadores. A falta de la presentación oficial, lo más normal es que Pircher actúe como entrenador jefe con Ferdinand Hirscher a su lado.

Potenciar el equipo de gigante será uno de los retos del dúo técnico. La temporada pasada el mejor austriaco en esta disciplina fue Roland Leitinger, 17º en la clasificación final con 103 puntos frente a los 394 de Henrik Kristoffersen, que fue quien se llevó el Globo de la disciplina. En slalom las cosas tampoco fueron mucho mejor, con Marco Schwarz, séptimo, como mejor austriaco a 278 puntos del noruego, que se anotó los dos Globos de pruebas técnicas.

Ferdinand Hirscher siempre estuvo al lado de su hijo Marcel. Ahora se le plantea un importante desafío.
Ferdinand Hirscher siempre estuvo al lado de su hijo Marcel. Ahora se le plantea un importante desafío.

Desde que Marcel Hirscher colgó los esquís tanto su padre como Pirscher han seguido trabajando en las pistas. Ferdinand estuvo la pasada temporada haciendo el seguimiento de Patrick Feurstein y Thomas Dorner, dos jóvenes gigantistas de Voralberg que ya han empezado a brillar en la Copa de Europa. Y Pirscher estuvo trabajando en el equipo austriaco de la competición continental.

El Wunderteam necesitaba ayuda y ha recurrido a la veterana pareja. Peter Schroecksnadel, presidente de la federación austriaca (OESV) nunca ha ocultado su deseo de contar con los servicios de Hirscher y Pircher. Ahora les ha puesto por delante un buen reto, un desafío que deberán asumir los Leitinger, Schwarz y Feller para hacer olvidar una temporada que para Austria ha sido horrible. Nunca en la historia de la Copa del Mundo el primer austriaco había finalizado un gigante en el puesto 28, récord negativo que se llevó Manuel Feller del gigante de Garmisch.

El coronavirus va a afectar los planes de pretemporada de todos los equipos y el Wunderteam no es una excepción. La habitual primera toma de contacto en Nueva Zelanda no se podrá llevar a cabo y deberán hacerlo en algún glaciar austriaco cuando empiecen a levantarse las medidas sanitarias vigentes.

Deja un comentario