El calendario 2020-21 penaliza el super G en favor de los paralelos

El próximo e incierto congreso de la FIS debe resover la sucesión de Kasper y también aprobar el calendario de la Copa del Mundo 2020-2012, donde se propone aumentar las pruebas paralelas y reducir los super G

El super G pierde protagonismo en favor de los paralelos en el proyecto de calendario de la próxima temporada.
El super G pierde protagonismo en favor de los paralelos en el proyecto de calendario de la próxima temporada.

La FIS todavía no se ha pronunciado sobre la celebración de su congreso en Pattaya (Tailandia), del 17 al 23 de mayo. Está claro que no se va a celebrar de modo presencial dadas las restricciones impuestas a nivel mundial por la epidemia de coronavirus. Varios son los temas trascendentes que se deben plantear en este congreso, que cuenta con la alternativa de celebrarse por videoconferencia.

El primero es la sucesión de Gianfranco Kasper. Cuatro son los aspirantes a relevar al dirigente suizo: la británica Sarah Lewis, actual secretaria general de la FIS, Urs Lehman, presidente de la federación suiza, Mats Arjes, vicepresidente de la FIS y presidente del Comité Olímpico sueco, y la del también sueco Johan Eliasch, director ejecutivo de Head y propuesto por la federación británica.

El proyecto de calendario

El calendario del próximo invierno es otra de las cuestiones a abordar. La adjudicación del Mundial 2025 al que optan Saalbach-Hinterglemm, Garmisch-Partenkirchen y Crans Montana está sobre la mesa.

Y también el programa de la próxima Copa del Mundo, cuyo borrador debe ser aprobado por el consejo. Borrador que propone un aumento de pruebas paralelas y disminución del super G. Curiosa la intención de la federación internacional, de reforzar la apuesta por unas pruebas paralelas denostadas por los deportistas y que comportan un riesgo de lesión más alto que las carreras convencionales.

El calendario masculino contempla 42 carreras por 44 de la pasada temporada. Habrá, si se aprueba, dos paralelos más, tres gigantes y un slalom, (cuatro por dos en 2019-20), dos slaloms menos (diez en lugar de doce), dos super G menos (seis por los ocho de este invierno) y sin variar la cifra de descensos (diez) ni combinadas (tres). La diferencia entre carreras técnicas y combinadas (19 a 16) será la misma y los velocistas tendrán las mismas desventajas para luchar por la general.

En cuanto al femenino se prevén cuatro carreras menos (37 por 41) con idéntico número de slaloms y gigantes (nueve), cinco super G ante los siete de esta pasada temporada, y un descenso menos (ocho en vez de nueve) una combinada menos (tres en lugar de cuatro). Se mantienen igualmente tres pruebas paralelas.

El coronavirus y sus secuelas será un tema que deberá ser debatido, desde las consecuencias económicas a todos los niveles, organizadores, patrocinadores, posibilidad de entrenamientos, cuándo y dónde y una intensa presencia médica en los entrenamientos de pretemporada en caso de poderse realizar.

1 Comentario

Deja un comentario