La C-13 de acceso a Espot y Tavascán podría reabrir domingo por la tarde

La carretera hacia las pistas del Pirineo catalán, en el Pallars, quedó cortada por desprendimientos este viernes

FOTO: cronicaglobal.elespanol.com
Tamaño de las rocas que cayeron en la vía pirenaica C-13 FOTO: cronicaglobal.elespanol.com

La carretera C-13 de acceso a las pistas de esquí de Espot, Port Ainé y el Valle de Arán -por el puerto de la Bonaigua-, sigue cerrado al público. El corte al tráfico fue debido a un desprendimiento de rocas en la calzada que se produjo este viernes 27 de diciembre.

El conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, ha visitado este sábado la zona afectada. De esta forma, ha indicado que mañana domingo 29 de diciembre podría habilitarse un paso alternativo, por la tarde, entre las localidades leridanas de Rialp y Llavorsí.

La afectación de la C-13 no impide llegar a las pistas de Port Ainé

La C-13, cortada en ambos sentidos entre los kilómetros 135 y 142, permite acceder a la estación de esquí de Port Ainé. Pero los esquiadores no tienen otro paso alternativo para ir a las estaciones de esquí de Espot y Tavascán. De esta forma, podrán hacerlo por el túnel de Vielha y el Port de la Bonaigua hasta llegar a Esterri d’Àneu.

Los desprendimientos comenzaron a primeras horas de la tarde del viernes. Inicialmente se empezó a dar paso alternativo en el tramo afectado. Pero alrededor de las 20.30 horas la carretera quedó cortada en ambos sentidos por la acumulación de piedras en la vía y el riesgo que representaba para los vehículos que circulaban por la misma.

FOTO: Transit
FOTO: Transit

Los operarios continúan trabajando en la zona de día y de noche para garantizar la seguridad, desescombrar las piedras de la carretera, colocar una malla protectora y recuperar el talud de grava. Se trata de volver a abrir la vía para recuperar la normalidad para los vecinos y los visitantes.

Las lluvias de las últimas semanas, posible causa de los desprendimientos

Todo apunta a que las lluvias y los cambios de temperatura de los últimos días serían la causa de la caída de piedras en la calzada. Calvet ha señalado que su departamento estudiará si es preciso acometer «soluciones más definitivas, que permitan que en este punto no hayan afectaciones de este tipo nunca más».

El conseller ha recordado, en este sentido, que su conselleria ha destinado este año dos millones de euros al mantenimiento de las carreteras de la zona y que la previsión presupuestaria es incrementar esa partida en 2020 hasta los 2,7 millones.

Seguir leyendo

Cronicaglobal.elespanol.com

Deja un comentario