Radiografía de la nueva normalidad en las estaciones el próximo invierno

El esquí podría limitar el aforo, el après-ski y las concentraciones serán los más perjudicados

Los debutantes en el esquí tienen este fin de semana en Baqueira una oferta muy tentadora
(Archivo) Unos esquiadores en Baqueira Beret

Responsables de la Asociación Alemana de Esquí DSV, la Asociación Alemana de Instructores de Esquí DSLV y Snowboard Alemania han hecho un avance de la nueva realidad que podría imperar la temporada de esquí 2020/2021.

El negocio de la nieve está ahora mismo en la cuerda floja. La incógnita está más que servida tras la situación que vive el hemisferio sur, donde la mayoría de centros chilenos y argentinos siguen cerrados.

Boí, paraíso del esquí de montaña con 14 recorridos para todos los niveles
Boí, paraíso del esquí de montaña con 14 recorridos para todos los niveles
FOTO: Vall de Boí

El esquí de montaña, el fondo o las raquetas de nieve podrían ser una de las mejores alternativas para huir de la multitud.

El deporte invernal no raporta grandes problemas al llevarse a cabo en un espacio abierto donde se puden mantener las distancias

Nueva normalidad en el deporte blanco

Tras la reunión, en la que asistió también el profesor Ralf Roth, de la Universidad de Deportes de Colonia, el principal problema del esquí son las grandes concentraciones de aficionados.

«El mayor problema son las grandes acumulaciones como el après-ski y los eventos paralelos y el transporte», alega Roth.

La capacidad de los remontes podría también limitarse

El deporte invernal no reporta en sí grandes problemas. El hecho de estar al aire libre minimiza el riesgo de contagio, afirma Skigebiete-test.ch/.

«Las estaciones de esquí ofrecen mucho espacio en espacios abiertos y los recubrimientos bucales ya son comunes para muchos, especialmente en temperaturas frías. Tampoco existe un contacto total cuando el esquí y las distancias de seguridad ya están definidas por las reglas de conducta de la FIS», prosigue el profesor.

Los problemas podrían sucederse en las colas de los remontes y en los restaurantes. En el primer caso, podría solventarse con una apertura más temprana de la pistas. En el caso de la restauración, deberá seguirse el mismo patrón que rige en la actualidad como es la distancia social entre mesas, lavado de manos y mascarillas.

La capacidad del transporte público también se verá afectada con menor aforo. Una medida que sin duda se tendrá que aplicar en la venta de forfaits diarios.

Reducción de los grupos en las clases de esquí

La Asociación Alemana de Instructores de Esquí trabaja para establecer unos protocolos en las escuelas de esquí. De bien sabido es que los grupos serán menores y los puntos de encuentro deberán hacerse a diferentes horas para evitar aglomeraciones. De esta forma, las paradas a media mañana de los grupos no coincidirán en los restaurantes. Finalmente, se aconsejará hacer la reserva de las clases online, para evitar pasar por las taquillas.

Otro punto a tener en cuenta serán los guardaesquís y las competiciones deportivas. En Copa del Mundo ya se está planteando si hacerlo a puerta cerrada.

Y el après-ski podría ser uno de los puntos de más difícil solución. No en vano, la pandemia se extendió a finales de febrero y principios de marzo por diversos puntos de Europa, tras localizar un foco en uno de los locales de moda en Ischgl, con transmisión comunitaria.

Ischgl es conocida como "la Ibiza de los Alpes"
Ischgl, «la Ibiza de los Alpes», fue uno de los principales focos del coronavirus y continuó abierta diez días
FOTO: Ischgl

Finalmente, las estaciones de esquí podrían tener más turismo de proximidad que internacional. Otras de las alternativas será sin duda el esquí de montaña, el nórdico o las raquetas de nieve, con el fin de evitar multitudes.

Fuente de la noticia

Skigebiete-test.ch

 

Deja un comentario