Alexis Pinturault se contagió de coronavirus a final de invierno

Alexis Pinturault, su mujer, su padre y su hermano contrajeron el Covid-19 en Courchevel pero todos lo superaron sin problema y no precisaron atención hospitalaria

Pinturault y su familia contrajeron el coronavirus pero lo han superado sin problemas.
Pinturault y su familia contrajeron el coronavirus pero lo han superado sin problemas.

Alexis Pinturault ha admitido que fue infectado de coronavirus al periódico austriaco Kronen Zeitung. El francés de 29 años, que finalizó segundo en la general absoluta de la pasada Copa del Mundo, padeció la enfermedad a finales de invierno.

También sus familiares se vieron afectados pero todos lo superaron sin necesitar atención hospitalaria. «Todo empezó con un par de días con dolores de cabeza y con fiebre, alrededor de 38 de temperatura. Toda mi familia, mi mujer, mi hermano y mi padre también se contagió. Pero no nos supuso un gran problema; lo superamos perfectamente», ha explicado Pinturault, que pasó el confinamiento en el hotel que posee su padre en Courchevel.

Fue en esta estación, repleta de turistas del mundo entero, donde Pinturault cree que contrajo la enfermedad. Perdió gusto y olfato, síntomas característicos del Covid-19. El francés, vigente campeón del mundo de combinada, admite que todavía sufre algunas secuelas a nivel del gusto y del sistema nervioso «un poco adormecido», precisa. Pero no tuvo ninguna complicación pulmonar. «Tengo buena salud y es lo más importante. Y tengo anticuerpos aunque nadie sabe durante cuánto tiempo son eficaces», añade.

La pasada temporada fue la mejor de Pinturault desde que compite en la Copa del Mundo. Fue el gran perjudicado de la abrupta interrupción de la temporada a causa de la pandemia, con seis carreras por disputar. Al final fue segundo a 54 puntos del noruego Aleksander Aamodt Kilde, que fue quien se llevó el Gran Globo.

Actualmente Pinturault se encuentra en Mieming, en el Tirol, trabajando el físico hasta el mes que viene, cuando tiene previsto volver a esquiar tras el primer contacto con la nieve en el glaciar Pisaillas de Val d’Isère en junio. Respecto al futuro inmediato, marcado por el virus, ha manifestado que «hay incertidumbres pero el nuestro es un deporte al aire libre y es una disciplina individual. Creo que es algo más fácil de gestionar que otras especialidades».

Deja un comentario