Un descenso espectacular y exigente en el Mundial de Courchevel 2023

El Mundial de 2023 en Courchevel Meribel prepara un trazado para el descenso espectacular y muy exigente, tanto a nivel físico como técnico, lo que le va a convertir en un reto para los deportistas

El Mundial de Courchevel-Méribel 2023 prepara un trazado de descenso espectacular y muy exigente.
El Mundial de Courchevel-Méribel 2023 prepara un trazado de descenso espectacular y muy exigente.

Una espectacular pista de descenso aguarda a los competidores del Mundial de alpino de 2023 en Courchevel, que fue elegido para su organización en mayo de 2018 al ganar en la votación final a la candidatura de Saalbach. El pasado jueves los entrenadores del equipo nacional francés -Xavier Fournier, Stéphane Sorrel, Yannick Bertrand y Joe Galinier– acompañados de Bruno Tuaire, director del Club des Sports de Courchevel, y varios entrenadores de este club, realizaron una primera inspección del que será el trazado donde se disputará el descenso.

La espectacularidad de la bajada y su dificultad han dejado muy satisfechos a los técnicos, que han destacado la versatilidad del recorrido para adaptarlo a la competición. «Hay espacio y amplitud para marcar curvas muy bonitas. Puede ser un descenso complicado por la luminosidad de la zona y la gran pendiente del tramo final. Hay cuatro grandes saltos, varios cambios de dirección y el trabajo que han realizado los responsables es hasta el momento excelente», ha manifestado Fournier, entrenador del equipo de velocidad francés.

Otro de los técnicos, Yannick Bertrand, ha señalado que «la pista es magnífica y hemos pensado una distancia entre puertas de 70 a 90 metros para tratar de controlar la velocidad que impondrá la pendiente. Es parecida a Bormio pero más dura».

Técnicos del equipo francés inspeccionaron el jueves pasado el trazado del descenso del Mundial de 2023. FOTO: courchevelmeribel2023.com
Técnicos del equipo francés inspeccionaron el jueves pasado el trazado del descenso del Mundial de 2023. FOTO: courchevelmeribel2023.com

El veterano técnico Stéphane Sorrel ha trabajado codo con codo con Bruno Tuaire y ha realizado una decena de visitas a la pistas. Explica que «se ha trabajado a conciencia sobre un perfil con mucha pendiente. La colocación de las redes de protección ha sido meticulosa y la pista es un auténtico desafío por su elevación, su luminosidad y la exigencia física a la que va a someter a los participantes. Cuanto más se baja más se acentúa la pendiente. Han respetado el perfil natural del trazado, que permite curvas amplias. Será exigente para las chicas y un verdadero rompecabezas para los trazadores».

Joe Galinier opina que «la pista es exigente y hay varios sitios donde es posible reducir la velocidad. Será difícil para las mujeres y habrá que buscar alguna solución para que el descenso femenino sea una gran carrera».

El 21 de julio está prevista una visita oficial de delegados de la FIS, encabezada por Hannes Trinkl, para inspeccionar la marcha de los trabajos.

Deja un comentario