Shiffrin sigue a rajatabla los entrenamientos favoritos de su padre

Jeff Shiffrin, el icono imborrable de una nostálgica Mikaela, tal y como aprecia el vídeo

"Sigo a rajatabla los entrenos de tortura de mi padre" CRÉDITOS: Mikaela Shiffrin

Mikaela Shiffrin entrena tal y como le enseñó su padre. Su recuerdo sigue muy vivo y sigue a rajatabla sus entrenamientos favoritos interválicos tal y como ella misma muestra en el vídeo siguiente.

La gran dominadora del esquí alpino mundial durante las pasadas temporadas, que vio truncada la temporada por la pérdida de su padre y el coronavirus. Si inicialmente no tenía fecha para volver, la estadounidense está muy motivada para el comienzo de la nueva campaña.

«Fue un buen compañero de entrenamiento y hacer estos entrenamientos me lo recuerda», dice Shiffrin.

Mikaela Shiffrin recuerda a su padre mientras entrena

Shiffrin entrenaba habitualmente con él y hablaban mucho sobre la mecánica del movimiento y la ciencia del deporte. Cuando entró en el equipo de esquí, comenzó a realizarlos con sus compañeros de quipo o sola.

‘Mi papá solía preguntarme, casi todos los días, qué ejercicios íbamos a hacer. Cuando era más joven, hacíamos todo tipo de entrenamientos juntos en familia o, a veces, solo papá y yo. Uno de sus entrenamientos favoritos personales fueron estos intervalos de tortura que se le ocurrieron y de alguna manera me convencieron de hacer con él’.

Con el paso del tiempo, la especialista del alpino dejó de entrenar con él. Una decisión de la que se arrepiente, por no haber pasado más horas con su padre.

‘Entre los 15 y los 20 años, pasé por esta fase: cuando preguntaba sobre mi programa de entrenamiento, me irritaba mucho y respondía con algún comentario sarcástico que lo disuadía. Ni siquiera sé por qué hice eso … pero no puedo explicar cuánto lamento haber actuado de esa manera. Perdí tantas oportunidades de pasar tiempo con él durante esos años’, prosigue.

Pero con el paso del tiempo, Jeff Shiffrin se convirtió en su compañero habitual. No en vano, la acompañaba en todas las competiciones internacionales.

‘A partir de los 20 años comencé a pedirle que viniera conmigo a la pista, para mis sesiones de fuerza y para mis entrenamientos. Aprecié su compañía y desearía haber estado con él mucho antes. Fue un buen compañero de entrenamiento y hacer ahora estos entrenamientos me lo recuerda. Así que aquí estamos. Todavía lo extraño’, concluye Shiffrin.

Deja un comentario