Las pistas argentinas de Neuquén preparan un protocolo para el invierno

La apertura de Caviahue, Chapelco o Cerro Bayo vendrá marcada por Sanidad

Cerro Catedral ha tenido que provocar la caída controlada de la nieve
Una imagen de archivo de Cerro Catedral

La temporada de esquí en Sudamérica no escapa a la pandemia del coronavirus. Sin saber todavía cuando podrán levantar la persiana, los centros de esquí argentinos de Caviahue, Chapelco y Cerro Bayo están trabajando conjuntamente con el Ministerio de Turismo de la zona. No en vano, las pistas de la provincia de Neuquén han elaborado un protocolo de funcionamiento de cara a la inminente campaña, aunque las fechas de apertura vendrán determinadas por Sanidad.

El presente protocolo incluye un conjunto de medidas para todos los centros de esquí integradas en el marco de la pandemia COVID-19. Sin obviar, que el turismo quedará restringido al de proximidad.

Hasta septiembre estarán suspendidos los vuelos internacionales. Si bien, el sector espera que la medida pueda allanarse si la pandemia remite. Un impacto que será nefasto tanto para las aerolíneas, como para el turismo -principal motor de la economía de la zona-.

Protocolo de higiene, seguridad y atención en Neuquén

El protocolo incluye tanto al personal del Centro de esquí como a los visitantes, y se aplica desde el estacionamiento (distancia mínima de 3 metros entre cada coche), hasta el funcionamiento de restaurantes, alquileres y remontes.

Será obligatorio el uso de mascarillas, gafas y guantes, tanto para el personal como para los esquiadores.

Se deberá respetar el distanciamiento mínimo de 1,5 metros. Se prevé que los remontes sean ocupados en un 50%. En cuanto a los telecabinas se refiere, sólo podrá acceder un mismo grupo familiar o de manera individual. Los restaurantes tendrán una capacidad máxima del 50% y los cubiertos serán desechables.

Protocolo completo en el siguiente enlace

Deja un comentario