Urs Lehmann: «La FIS ha de ser más empresarial y menos asociativa»

Urs Lehmann, campeón del mundo de descenso en Morioka 1993, se presenta a la elección de presidente de la FIS con el objetivo de modernizar estructuras y darle una línea empresarial

Urs Lehmann se presenta candidato a la presidencia de la FIS con el reto de dotarla de estructuras empresariales. FOTO: Swiss Ski
Urs Lehmann se presenta candidato a la presidencia de la FIS con el reto de dotarla de estructuras empresariales. FOTO: Swiss Ski

Urs Lehmann es el presidente de la federación suiza de esquí, Swiss Ski, tiene 51 años y en 1993 se proclamó en Morioka campeón del mundo de descenso, seis años después de haber obtenido el mismo título en el Mundial junior de Hemsedal. Se retiró en 1997 sin victorias ni podios en la Copa del Mundo y un triunfo en la Copa de Europa.

Cuando colgó los esquís se matriculó en la Universidad de Zurich para estudiar administración de empresas, especialidad en la que se doctoró en 2009. Asumió la dirección de Similasan, una compañía farmaceútica, comenta la Copa del Mundo de alpino en Eurosport y fue elegido presidente de Swiss Ski en 2008. El pasado abril presentó su candidatura para relevar a Gian Franco Kasper como presidente de la FIS. Está casado con Conny Kissling, ex esquiadora de estilo libre que fue campeona del mundo en Tignes 1986 y olímpica en Albertville 1992.

Estructuras desfasadas en la FIS

Si Lehmann logra imponerse como presidente de la FIS perpetuaría la hegemonía helvética al frente de la federación internacional, después del mandato de 47 años de Marc Hodler y los 22 de Kasper. Se muestra crítico con la gestión de este último y asegura que «la FIS necesita una línea más empresarial y menos asociativa. Hay estructuras que han quedado desfasadas».

A la presidencia aspiran, además de Lehmann, Sarah Lewis, secretaria general de la FIS, Mats Arjes, tesorero y vicepresidente de la FIS y presidente del Comité Olímpico de Suecia, y el sueco Johan Eliasch, director ejecutivo de Head y propuesto por la federación británica. A Lehmann se le da como favorito en la carrera presidencial, con el sueco Arjes como principal adversario.

Lehmann propone alternativas para la próxima Copa del Mundo si la pandemia de Covid-19 no remite lo suficiente. FOTO: Swiss Ski
Lehmann propone alternativas para la próxima Copa del Mundo si la pandemia de Covid-19 no remite lo suficiente. FOTO: Swiss Ski

El relevo debería haberse producido en el congreso de Pattaya de este mes de mayo, suspendido por la pandemia de coronavirus. Probablemente este congreso de realizará en octubre en Zurich y de modo telemático si las circunstancias no lo permiten.

Buscar diferentes alternativas

Bajo su mandato Swiss Ski ha evolucionado de una estructura federativa a una empresarial y en la actualidad genera casi sesenta millones de euros. La pasada temporada el equipo suizo de alpino se llevó la Copa de Naciones por primera vez desde 1989, rompiendo una tiranía austriaca de tres décadas.

Urs Lehmann en su función de comentarista de Eurosport entrevistanto al doble campeón olímpico Markus Wasmeier.
Urs Lehmann en su función de comentarista de Eurosport entrevistanto al doble campeón olímpico Markus Wasmeier.

El esquí no escapa a la crítica situación mundial causada por el Covid-19 y el futuro de la próxima temporada se presenta incierto. Lehmann dice que «hay que empezar a pensar en diferentes escenarios. Si no hay otra opción, las carreras sin público es mejor que nada. Hay que buscar alternativas como agrupar carreras por continentes, limitar espectadores, medidas avanzadas de protección tanto de atletas como público o empezar la temporada más tarde y alargarla en primavera, por ejemplo. Y, por supuesto, esperar que salga una vacuna lo antes posible».

No se sabe cuáles serán las condiciones el próximo invierno, todo depende del desarrollo de la pandemia. Lehmann asegura que «si no se puede viajar y no hay competiciones internacionales habría que probar algo a nivel nacional. Un descenso del Lauberhorn sin público y sólo con corredores suizos. Mi lema es que todo es mejor que nada y hay que tener en cuenta que nuestros atletas están empezando a entrenar y necesitan unos objetivos deportivos», ha manifestado al rotativo suizo Blick.

Deja un comentario