Oriol Cardona, el piano para normalizar lo excepcional

El esquiador y corredor de montaña aprovechará estos días de parón para aprender a tocar el teclado

Oriol Cardona
Oriol Cardona FOTO: Canal FEDME

No hay mal que por bien no venga, así afronta el aislamiento por el coronavirus el esquiador y corredor de montaña catalán Oriol Cardona. No en vano, aprovechará un parón obligado para aprender a tocar el piano de manera autodidacta desde su casa.

Como todos los deportistas profesionales, el atleta gerundense ha visto en las últimas semanas como las principales competiciones de esquí de montaña se han suspendido debido a la pandemia del Covid-19.

«A los esquiadores nos ha afectado mucho, porque se han anulado objetivos muy importantes de la temporada como los europeos, que se tenían que disputar en Madonna di Campiglio (Italia), uno de los focos de infección, así como otras carreras importantes que habíamos preparado durante el invierno», apunta en una entrevista telefónica con EFE.

Cardona cambia los esquís y las zapatillas deportivas por el piano

De hecho, en las últimas semanas las competiciones internacionales se cancelaron. La última carrera en la que participó fue el pasado jueves la prueba de relieves del Campeonato de España que se disputaba en Cerler (Huesca). Pese a ello, finalmente, se suspendió.

Con la cancelación de la temporada de esquí de montaña y las medidas aprobadas por el Gobierno de limitar los desplazamientos en España, Oriol ha regresado a su Banyoles (Girona) natal para quedarse en casa y adelantar un parón de quince días que tenía previsto realizar una vez acabara la temporada de invierno.

«La cuestión era actuar rápido y, en consecuencia, pensar en lo que era mejor para mí, que en este caso era descansar. Tenía pensado hacer un parón entre invierno y verano, de unas dos semanas. Un parón completo. Lo haré igual, pero lo haré ahora, me quedaré estas semanas en Banyoles y aprovecharé para descansar», argumenta.

El deportista se cofina en Banyoles

En Banyoles, lejos de la Cerdanya donde reside durante la temporada de invierno, vive en un piso del centro de la localidad. Tiene poco espacio para entrenar y realizar ejercicio mientras dure el aislamiento.

«En casa no tengo muchas opciones, pero esto será una motivación para las carreras de este verano. Una vez el tema se despeje y podemos salir, saldré con muchas ganas y motivado. Se tiene que buscar el lado positivo de las cosas», añade.

No descarta, sin embargo, realizar ejercicios de ‘core’ o, incluso, subir y bajar escaleras, bromea. Aunque puntualiza que en los parones intenta desconectar del deporte. Por ello, mientras la situación no se normaliza, tiene decidido continuar aprendiendo una de sus pasiones: el piano.

«Siempre me ha gustado la música, pero nunca me apuntaron a clases de solfeo de pequeño y siempre he tenido ganas de aprender. El año pasado me compré un teclado y desde entonces lo toco algo más. Es todo de forma autodidacta. De pequeño iba a casa de mi prima y ella me decía las teclas que tenía que apretar y yo la copiaba. Ahora, con Youtube, miro los vídeos e intento aprender», relata.

Con los esquís y las zapatillas de montaña en el armario, Cardona ya tiene una partitura en mente con vistas a las próximas semanas. La ‘Divenire’, del compositor Ludovico Einaudi, será la música para normalizar lo excepcional. EFE

Deja un comentario