Un hombre sobrevive tras 23 días incomunicado a temperaturas extremas en Alaska

Su aislada cabaña lejos de la civilización se quemó y escribió SOS en la nieve

El jueves era rescatado por los soldados del Departamento de Seguridad Pública de Alaska
El jueves era rescatado por los soldados del Departamento de Seguridad Pública de Alaska CRÉDITOS: Alaska State Troopers

Un joven estadounidense sobrevive, más de 20 días, con temperaturas extremas y una enorme nevada en Alaska. Sin techo después de incendiarse su cabaña, fue rescatado afortunadamente por un helicóptero de la Policía estatal de Alaska.

Inicialmente, nadie le echó en falta ya que se pasaba largas temporadas en la cabaña alejado de la sociedad y la familia.

Tyson Steele, de 30 años, estaba sólo con su perro, Phil, en una pequeña cabaña en una zona remota de Alaska desde el me de septiembre. El pueblo más cercano está  a 30 Km de distancia. Pasaba temporadas largas aislado de la familia, con un teléfono obsoleto que a menudo no funcionaba.

Tras el incedio de su cabaña en Alaska, improvisó un refugio

El vecino de Utah puso un gran trozo de cartón en la estufa de leña la noche del 17 de diciembre. De madrugada el techo de plástico comenzó a arder. Mientras recuperaba los enseres que podía -a excepción de su perro que sucumbió en el incendio-, dado que el techo de la cabaña se quemó por completo, improvisó un pequeño refugio en la nieve.

La temperatura alcanzaba los -26º C. El hombre ha sobrevivido un total de 23 días gracias a los restos de la estufa de leña y las latas de comida que pudo recuperar de entre las llamas y los escombros. Escribió «SOS» en la nieve y trazó las letras con las cenizas de la cabaña quemada. Steele sabía que era su única forma de que alguien pudiera verle.

En un video publicado en Facebook por las autoridades locales, Tyson Steele, hizo señales hacia un helicóptero que sobrevoló la zona, dado que la familia no tenía noticias de él desde hacía mucho tiempo. En la nieve estaba escrito un gran SOS. El jueves era rescatado por los soldados del Departamento de Seguridad Pública de Alaska.

Su cabaña se incendió a mediados de diciembre, donde murió su perro, y quedando aislado a temperaturas bajo cero y sin medios de comunicación durante 23 días.

Encontrado sano y salvo con temperaturas de  -26º C y comiendo dos latas de frijoles diarias

Tyson se encontraba sano y salvo, pese a toda la odisea vivida. Para subsistir, hizo un inventario de lo que le quedaba para comer. Explicó a los policías locales que tenía dos latas al día durante treinta días de ración. También tenía un frasco de frijoles. Dos frascos de mantequilla de maní convertidos en plástico derretido.

«Pensé que si alguien iba a venir a buscarme, sería por aire». El joven dibujó con cenizas un enorme SOS en la nieve.

Deja un comentario