Sobrevive sin secuelas una montañera tras estar seis horas en parada cardiaca

Audrey Mash fue sorprendida por una tormenta de nieve en el Pirineo y una hipotermia le hizo perder el conocimiento

Audrey Mash en el centro de la foto con los servicios de rescate y los médicos
Audrey Mash en el centro de la foto con los servicios de rescate y los médicos FOTO: salutweb.gencat.cat

La montañera Audrey Mash y su marido Rohan Schoeman, británicos y residentes en Barcelona, fueron sorprendidos por una tormenta mientras hacían una travesía por los Pirineos. La chica entró en parada cardíaca tras sufrir una hipotermia severa y fue dada por muerta.

Los hechos sucedieron el pasado día 3 de noviembre. La pareja salió de excursión por la Vall de Núria cuando fueron sorprendidos por una tormenta de nieve a más de 2.000 m. La niebla les hizo perder la visibilidad.

La chica estuvo en parada cardiaca seis horas

Ambos se refugiaron en una roca esperando a que amainara el temporal. Tras diversas horas en la montaña a bajas temperaturas, Audrey quedó inconsciente y a 18º de temperatura.

Su marido llamó a los servicios de emergencia. Tras ser rescatados en helicóptero, y haberle practicado maniobras de reanimación cardiopulmonar, Audrey fue trasladada de urgencia al hospital Vall d’Hebrón de Barcelona.

La chica de 34 años llegó con la piel azul, a una temperatura de 20,2 º C. Llevaba más de tres horas sin pulso, ni respiración cuando llegó al hospital. Pese a darla por muerta, después de once días, Mash se ha recuperado totalmente sin rastro de secuelas neurológicas. Tan sólo tiene menos sensibilidad en las manos. La británica se incorporará en breve a su trabajo como profesora de inglés. No en vano, ha afirmado que en primavera volverá a la montaña.

Tratamiento médico

A la montañera le practicaron la técnica oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO), explica la Actualidad.rt.com. Rápidamente fue llevada a la UCI con el corazón parado, para seguir con el tratamiento y estabilización. Cuando su organismo llegó a los 30 grados, seis horas después de sufrir el paro cardiaco, los médicos decidieron realizar una descarga eléctrica y su corazón volvió a latir.

El dispositivo permite suplir la función cardíaca a través de un sistema que oxigena la sangre fuera del cuerpo y la devuelve al organismo después de controlar su temperatura con un circuito de agua.

El ECMO es una técnica que se utiliza en pacientes críticos que padecen enfermedades muy graves respiratorias o cardiológicas. La máquina sustituye temporalmente la función del corazón extrayendo la sangre a través de una cánula gruesa localizada en una vena de calibre grande, la mueve mediante una bomba centrífuga para que atraviese el oxigenador, donde se incorpora oxígeno y se retira dióxido de carbono. Después, la sangre se vuelve a introducir en el organismo por una vena o una arteria, como se hizo en el caso de Audrey.

Tal como explican los médicos, una de las pocas ventajas de una hipotermia severa, como la de la chica británica, es que cuando la temperatura corporal es tan baja, el cuerpo pude aguantar en parada cardíaca unas seis horas.

Cierto que el transcurso del tiempo iba en contra la vida de la joven. En opinión de los médicos, si Mash hubiese llegado con una parada cardíaca tan prolongada a una temperatura normal, habrían certificado su muerte.

Deja un comentario