Marco Odermatt inaugura palmarés en el super G de Beaver Creek

El joven prodigio suizo ha ganado a los 22 años el super G de Beaver Creek, obteniendo su primera victoria en la Copa del Mundo por delante de Kilde y Mayer

Nadie ha podido con Marco Odermatt en el super G de Beaver Creek, donde ha obtenido su primera victoria en la Copa del Mundo.
Nadie ha podido con Marco Odermatt en el super G de Beaver Creek, donde ha obtenido su primera victoria en la Copa del Mundo.

Marco Odermatt, el prodigio suizo de 22 años, ha logrado su primera victoria en la Copa del Mundo al imponerse en el super G de Beaver Creek. Sobre una Birds of Prey con buena nieve pero con un diabólico trazado marcado por el alemán Andy Evers, Odermatt ha superado en 10 centésimas al noruego Aleksander Aamodt Kilde y en 14 a Matthias Mayer, vencedor del super G de Lake Louise el pasado fin de semana.

Había que interpretar muy bien la bajada para llegar a la meta con opciones. El muro inicial era la catapulta donde había que cimentar todo el recorrido de 1.800 metros. Encarar bien tres puertas al final de la rampa era salvar media carrera y también afrontar con garantías la parte más técnica, con puertas muy abiertas, cosa que no han logrado ni Adrien Theaux, el primero en salir, ni Josef Ferstl. Y, sobre todo, deslizar rápido en el llano final, donde el marcaje ya no torturaba.

Allí han perdido todas sus opciones Kilde, el único que ha llegado al último sector con ventaja sobre el vencedor (39 centésimas) para dejarse casi medio segundo al final, Alexis Pinturault, cuarto y que se ha dejado tres décimas, Hannes Reichelt (seis) y Mayer, que ha llegado sólo una centésima por encima de Odermatt en el último sector pero allí ha sido 14 centésimas más lento que el suizo. Max Franz, ganador el año pasado, ha salido muy conservador y nunca ha tenido opción a las primeras plazas, acabando el 24º a 2″06.

Dominik Paris, Beat Feuz, Vincent Kriechmayr, Kjetil Jansrud ya han llegado a ese tramo final con demasiado tiempo cedido como para mejorar el ‘crono’ de Odermatt.

Una progresión muy rápida

El joven suizo, que en febrero del año pasado se proclamó campeón del mundo junior en gigante, super G, descenso, combinada y por equipos, despidió la temporada pasada con dos podios consecutivos, en los gigantes de Kranjska Gora y Soldeu. Como todos los participantes, Odermatt ha tenido que pelearse con la Birds of Prey donde hoy no se ha visto a nadie a gusto. Lo ha pasado muy mal al final del muro, perdiendo la línea lo mismo que Theaux, que le ha precedido y no ha acabado. Ha salvado el trance como ha podido, pasando la siguiente puerta a trancas y barrancas para volver a coger velocidad a continuación y no levantar el pie hasta el final.

No ha sido una carrera para mucho lucimiento. La pista ha estado por encima de los competidores, que han tenido que hacer un ejercicio de supervivencia. La fuerte pendiente de salida ha hecho que algunos hayan sido demasiado cautos, como Ferstl, Feuz o Dressen, que el año pasado se dejó aquí la rodilla derecha, en la zona intermedia no había que perder velocidad para salvar un marcaje exigente y ahí se ha atascado un favorito como Paris. También Odermatt, que a punto ha estado de salirse. Pero no ha perdido demasiada velocidad y ha sabido seguir arriesgando para llegar a la meta con un tiempo que nadie ha podido superar.

Le llega su primera victoria en su segundo año completo en la Copa del Mundo, donde ha disputado 39 carreras. Hoy, además, ha roto una racha de siete años consecutivos de victorias austriacas en el super G de esta estación de Colorado.

Matthias Mayer domina la Copa del Mundo de la disciplina con 24 puntos sobre Odermatt y 40 sobre Kilde. En la general absoluta manda también el austriaco con 41 puntos sobre Dominik Paris y 51 sobre Odermatt.

CLASIFICACIONES

Super G de Beaver Creek

Copa del Mundo de super G

General Copa del Mundo

 

Deja un comentario