Kristoffersen y Pinturault aspiran a suceder a Marcel Hirscher

Tras la retirada del campeón austriaco, Henrik Kristoffersen y Alexis Pinturault aparecen como sus sucesores naturales en la Copa del Mundo masculina

Henrik Kristoffersen se inclina ante Marcel Hirscher reconociendo su superioridad tras el slalom de Schladming.

Marcel Hirscher ha hecho historia en el esquí alpino. Su retirada abre una nueva época en este deporte y a partir del día 27 se abre en Soëlden la veda en la Copa del Mundo masculina, especialmente en las pruebas técnicas. Ocho Grandes Globos y doce de especialidad, dos títulos olímpicos y ocho mundiales en un intervalo de nueve temporadas a cargo del campeón de Salzburgo lo convierte en uno de los mejores esquiadores de todas las épocas, sino en el mejor.

Arranca la competición sin rey y los ojos se dirigen a los aspirantes a ocupar el liderazgo en la carrera por el Gran Globo. Todas las miradas se centran en dos de los más directos rivales de Hirscher, Henrik Kristoffersen y Alexis Pinturault. Ambos dispondrían de un palmarés mucho más extenso de no haber ejercido Hirscher su supremacía. Al noruego y al francés les tenía comida la moral; más al primero que al segundo porque era quien más se acercaba al austriaco.

Kristoffersen calienta antes de tomar la salida.
Kristoffersen calienta antes de tomar la salida.

La madurez de Kristoffersen

Kristoffersen lleva cuatro temporadas seguidas acabando en el podio del Gran Globo y, pese a sus 18 victorias, sólo ostenta el de slalom de 2015-16. De carácter difícil e irascible, ha aprendido a contenerse y a aceptar sus muchas derrotas con deportividad, rendido a la superioridad de Hirscher. A sus 25 años tiene margen para recuperar el tiempo perdido. Su título en el gigante del pasado Mundial de Are, sus primeras victorias en esta modalidad, en Bansko y Kranjska Gora, cuatro años después de estrenarse en Meribel 2015, le hacen concebir esperanzas de cara a este invierno.

El noruego ha arreglado finalmente las diferencias con su federación en el conflicto de publicidad que separaba a ambas partes, ha logrado que se le permita trabajar con su equipo, aparte del nacional, formado por Lars, su padre, Einar Witterveen, que le ha visto crecer deportivamente, y otro técnico más. «El deporte de élite cada vez es más profesional y trabajar de este modo es el futuro. Hirscher, Shiffrin y Pinturault trabajan así», afirma Kristoffersen.

Asegura al rotativo austriaco Kronen Zeitung que «el esquí alpino va a echar enormemente de menos a Marcel. Entiendo su decisión pero me hubiese gustado poder destronar a Hirscher como campeón de la Copa del Mundo. Tuve suficientes oportunidades pero fallé. Es mi culpa, no la suya».

Echa balones fuera cuando se le menciona que es el principal candidato a relevar a Hirscher y lo que pretende es encarar la temporada lo más alejado de la presión. «No leo una sola línea de lo que se escribe de mi en Noruega. Vivo tranquilamente en Salzburgo con mi pareja Tonje y estamos planeando construir una casa aquí», ha dicho Kristoffersen.

Pinturault en el podio de su última victoria, en el gigante de las finales de Soldeu del pasado marzo.
Pinturault en el podio de su última victoria, en el gigante de las finales de Soldeu del pasado marzo.

Pinturault también le echará de menos

El esquiador francés, de 28 años, tiene tres Globos de combinada, dos bronces olímpicos en gigante y una plata en combinada, especialidad de la que es vigente campeón del mundo. Además, 23 victorias en el circuito (once en gigante) que podrían haber sido más de no ser por Hirscher y la proverbial irregularidad del de Saboya.

«Va a ser extraño no volver a competir contra él. Lo hemos hecho juntos desde 2009 y esta rivalidad con él para mi era un reto continuo. Ha llevado al esquí alpino a niveles insospechados, ha sido un campeón y un líder que obligaba al resto de los rivales a sacar lo mejor de sí mismos. Y es algo que le agradezco profundamente. Nos ha enseñado el camino, que no es otro que alcanzar la regularidad en las victorias», ha explicado Pinturault, segundo en la pasada Copa del Mundo tras el austriaco.

Tampoco quiere Pinturault hacer pronósticos y se limita a decir que «el Globo está ahí, esperando el ganador. Repito, hay que basarse en lo que ha logrado Marcel: ser regular en las victorias sin olvidar que la temporada es muy larga. No estará Marcel, el gran favorito, y para mi será diferente de las temporadas que he vivido. Y en Soelden nos daremos todos cuenta», concluye el francés.

Clément Noël y Marcel Hirscher tras el slalom de Kitzbuehel.
Clément Noël y Marcel Hirscher tras el slalom de Kitzbuehel.

Los ‘outsiders’ a tener en cuenta

Destacan dos de la generación del 97, con 22 años y que son la punta de lanza de la nueva hornada alpina. Clément Noël, el francés de los Vosgos que se ha hecho esquiador en Val d’Isère, ha firmado una primera Copa del Mundo completa con tres victorias, todas en slalom, y habrá que ver su evolución en gigante para que su hipotético dominio vaya haciéndose efectivo. Le queda mucho por recorrer, no ha disputado ningún gigante en la Copa del Mundo pero en slalom puede dar mucha guerra.

Marco Odermatt cerró su primera temporada completa en el circuito con una segunda plaza en el gigante de Soldeu. FOTO: Alain Grosclaude Zoom
Marco Odermatt cerró su primera temporada completa en el circuito con una segunda plaza en el gigante de Soldeu. FOTO: Alain Grosclaude Zoom

Caso parecido es el del suizo Marco Odermatt, suizo y también de 22 años, que asimismo ha hecho su primera Copa del Mundo completa con un balance de dos podios, ambos en gigante. Llegó tras haber ganado en febrero de 2018 cinco de los seis oros posibles en el Mundial  junior de Davos. Nunca ha tomado la salida en un slalom de la Copa del Mundo, el reflejo opuesto a Noël que sólo se dedica a la disciplina más técnica. Es más polivalente que el francés, ha disputado super G y descensos, y de él ha dicho Hirscher que «es el hombre del futuro, lo ganará todo».

Esta toma de oxígeno de Stefan Luitz entre las mangas del gigante de Beaver Creek que ganó, acabó por arruinarle la temporada. FOTO: RTS
Esta toma de oxígeno de Stefan Luitz entre las mangas del gigante de Beaver Creek que ganó, acabó por arruinarle la temporada. FOTO: RTS

Stefan Luitz tiene 26 años y empezó a brillar hace siete años, cuando logró el primero de sus ocho podios. A partir una trayectoria errática y su primera victoria no llegó hasta febrero de 2018 en el gigante de Beaver Creek. Ganó después de casi un año inactivo tras haberse roto el cruzado izquierdo en el gigante de Alta Badia de la temporada anterior. Victoria polémica a causa de haber inhalado oxígeno entre las dos mangas y de la que fue desposeído por la FIS para luego recuperarla tras sentencia del TAS. El tema le descentró y terminó la temporada sin confirmar las expectativas que exhibió en Beaver Creek.

También tiene 26 años Zan Kranjec, el gigantista esloveno que logró su primera victoria el pasado invierno y apunta a ser habitual al podio. Loïc Meillard, Tommy Ford, Manuel Feller y Luca De Aliprandini aspirarán también a sacar tajada en las pruebas técnicas de una Copa del Mundo que se presenta más abierta que las ocho últimas.

Deja un comentario