Búsqueda minuciosa de Blanca Fdez Ochoa apoyada por drones térmicos

Profesionales y voluntarios recorren palmo a palmo Cercedilla, llegando hasta Siete Picos, lugar que para la medallista es su refugio

Dolores Fernández Ochoa hoy en Las Dehesas de Cercedilla
Dolores Fernández Ochoa hoy en Las Dehesas de Cercedilla FOTO EFE (Marca.com)

La búsqueda de Blanca Fernández Ochoa se ha reactivo a prima hora de este martes, tras un lunes infructuoso. Decenas de profesionales y voluntarios siguen recorriendo el monte metro a metro, donde esta tarde se ha añadido el área de Siete Picos (un lugar que para Fdez Ochoa es su refugio).

También se han añadido modernos drones con cámaras que permiten ver la zonas más inaccesibles y transmitir las imágenes al centro de control.

Hoy la estrella del dispositivo son siete drones -tres de Policía, tres de Guardia Civil y uno de la Comunidad de Madrid- que sobrevuelan las zonas más altas, a las que es más difícil llegar y además el monte no es tan denso; vuelan de tres en tres, simultáneamente.

Hoy no se rastrean caminos o veredas fácilmente transitables, sino que se trata de batir un denso monte. Por lo que es primordial ir bien equipado, con la ropa adecuada y víveres. Hay que pisar troncos, barro y sortear zarzas, matorrales y zonas con agua.

Adrian Federighi, cuñado de Blanca y portavoz de la familia, ha vuelto a comparecer ante los medios y ha confirmado que en el coche se han encontrado 15 euros y el DNI de la exesquiadora.

Además, los drones son de gran ayuda. Constan de cámara de gran precisión y de infrarrojos por si es necesario utilizarlos de noche. Uno de ellos, el de el Grupo de Rescate en Altura (GERA) de la Comunidad de Madrid, tiene una cámara termográfica que detecta cuerpos por la temperatura.

Ayer los perros adiestrados detectaron lo que podría ser un rastro pero finalmente se trató de una falsa alarma, lo que suele ocurrir.

«Cada día que pasa sin Blanca es una tristeza terrible», dice la familia 

El portavoz de la familia de Blanca Fernández Ochoa, Adrian Federighi, ha afirmado que «desgraciadamente» no hay aún ninguna pista de la esquiadora Blanca Fernández, desaparecida desde el 24 de agosto pasado, y que la familia está volcada en las labores de búsqueda.

«Tenemos las esperanzas a tope; cada día que pasa es una preocupación extra, cada día que pasa es una tristeza terrible irse a dormir sin haber encontrado a Blanca», ha dicho Federighi este martes en Cercedilla, el lugar desde el que cada día se emprende la búsqueda.

Según Federighi, la Policía no les ha dicho en ningún momento qué información había en el teléfono de Blanca –que ella dejó en casa- ni en el coche, que sigue analizando la Policía Científica, y ha agregado que ha escuchado en la televisión que se busca a Blanca también fuera de Madrid, un extremo que a él no le consta.

Primera sospecha, Blanca no fue a ver el partirdo del Real Madrid

El cuñado de la deportista desaparecida, marido de Lola Fernández Ochoa, ha explicado a los periodistas antes de comenzar este martes la búsqueda, que a las 19:00 horas del día 24 preguntó a su esposa por Blanca para ver el partido del Real Madrid pero que ésta la buscó y le dijo que no estaba en la casa, a la que se había trasladado esos días.

Al término del partido, al ver que Blanca no estaba en casa, hablaron con su hermano Juanma y con la hija de Blanca, Olivia. Ésta dijo que su madre había explicado que se iría cuatro días al norte a hacer senderismo.

«Por este mtivo nos fuimos a dormir tan tranquilos». Según el portavoz de los Fernández Ochoa, «la familia está muy animada; estamos enteros, contentos, alegres, salimos a buscar a Blanca y queremos encontrarla». EFE

Deja un comentario