Tras hollar el Broad Peak, Max Berger desciende desde el C3 en parapente

El alpinista austriaco, que planea subir y volar el K2 descendió en 30 minutos al campo base

El propio alpinista grabó el descenso en pleno vuelo
El propio alpinista grabó el descenso en pleno vuelo FOTO: Max Berger

El alpinista austriaco Max Berger hollaba la cima del Broad Peak (8.047 m) el día 4 de julio. Berger, que lideraba la expedición Furtenbach Adventures, subió sin oxígeno embotellado, tras haber llegado al Karakorum apenas dos semanas antes.

Junto a los sherpas, equiparon la ascensión para facilitar el paso a sus clientes. El austriaco de 50 años, que subió con su parapente de menos de un kilogramo de peso, estaba decidido a bajar con parapente desde la mima cumbre.

Berger grabó su vuelo en parapente desde el C3

Las condiciones no fueron las mejores, y el alpinista bajó a pie hasta el campo 3. Al día siguiente y desde allí, a una altura de 7.100 m, Berger desplegó su parapente y en menos de 30 minutos se dirigió al Campo Base. De esta forma, y después de haber sumado la duodécima montaña más alta el día anterior, el austriaco se ahorró dos días de descenso.

Tal y como explica Planetmountain.com, el vuelo de Berger es solo la primera fase de su ambicioso proyecto, Climb to Fly. No en vano, el  austriaco se está preparando para subir al K2. El plan es subir a la cima de la segunda montaña más alta del mundo a través de la cresta de Abruzzi y luego descender en parapente.

Para ello, las condiciones deben ser absolutamente perfectas, tanto para el ascenso como para el despegue. Y es que para poder volar desde la cima, tendrá que tener el viento en la dirección correcta y no más de 20 km / h.

Deja un comentario