Kristoffersen aumenta la tensión en el equipo noruego de alpino

Al conflicto de Kristoffersen con su federación por no poder lucir un sponsor particular en su casco, y cuya sentencia se conocerá en breve, se añade las críticas a Christian Mitter, responsable del equipo masculino

Kristoffersen entrena aparte de sus compañeros desde el Mundial de Are.
Kristoffersen entrena aparte de sus compañeros desde el Mundial de Are.

Marejada en el esquí alpino noruego debido a un par de situaciones todavía por resolver. Una es un viejo conflicto que duerme en los juzgados y cuya sentencia se espera en breve. Se trata del patrocinador particular en el casco de Henrik Kristoffersen, cuestión que arrancó en octubre de 2016 y que está pendiente de sentencia tras ser llevado el litigio a los tribunales. La Norges Skiforbund tiene un patrocinador oficial que exige aparecer en el casco de los corredores y Kristoffersen pretendía exhibir el de un patrocinador particular, a lo que la federación se opuso.

El campeón del mundo de gigante tuvo que atenerse a las normas federativas luciendo el sponsor oficial y reclama a su federación una indemnización de 1,6 millones de euros. Kristoffersen amenazó con abandonar la Copa del Mundo, llegando a no disputar el slalom inaugural de Levi. Después se reintegró al equipo previa denuncia a su federación.

Ya en enero el entrenador austriaco Stefan Kornberger, encargado de slalomistas y gigantistas, se fue del equipo alegando la dificultad de entrenar con Kristoffersen y varios miembros de la escuadra noruega han admitido que esta tensión, debido a una situación enquistada, se ha reflejado en el trabajo de preparación del equipo.

Kristoffersen tras proclamarse campeón del mundo de gigante en Are, el pasado febrero.
Kristoffersen tras proclamarse campeón del mundo de gigante en Are, el pasado febrero.

Tras el Mundial de Are Kristoffersen, de acuerdo con el jefe del esquí alpino noruego Claus Ryste, ha estado entrenando separado de sus compañeros para evitar que la situación se enrarezca todavía más. «Viendo los conflictos entre Henrik y el equipo, será mejor para todos que se prepare aparte, con su padre Lars», manifestó Ryste.

El carácter de Kristoffersen no es fácil de gestionar. Esquiador visceral, su personalidad colérica se ha revelado en más de una ocasión. Ser coetáneo de Marcel Hirscher no ayuda a suavizar esta actitud. Sin la presencia del campeón de Salzburgo, el palmarés de Kristoffersen sería más extenso.

«No es mala persona. Pero no es respetuoso. Todos somos un poco egocéntricos pero él lo es particularmente», manifestó Alexis Pinturault cuando le preguntaron al respecto. «Reconociendo un trazado, en el restaurante mientras comemos, antes de las carreras, se cree el único en el mundo. No es una persona muy agradable pero es un esquiador formidable», añadió el francés.

Críticas a Christian Mitter

Tras acabar el Mundial de Are el personal médico del equipo hizo pública una carta en la que se acusa a Christian Mitter, responsable del equipo masculino, por la gestión que está llevando. Fue el 22 de febrero cuando ocho componentes del ‘staff’ médico, dos doctores y seis fisioterapeutas, enviaron una carta a la Norges Skiforbund denunciando las difíciles condiciones de trabajo debido al comportamiento de Mitter, un austriaco al frente del equipo desde 2015. Le tachan de severo y autoritario y puntualizan que «a muchos miembros del equipo les gustaría irse».

Mitter ha respondido públicamente diciendo que estaba al tanto de las críticas y las había tomado en serio, pero que también quiere un cambio de impresiones constructivo con los autores de la carta.

Deja un comentario