Marcel Hirscher y Mikaela Shiffrin, uno que se va y otra que se consolida

Finalizada la Copa del Mundo 18-19, Marcel Hirscher y Mikaela Shiffrin han vuelto a alzar de nuevo el Gran Globo de cristal aunque el futuro inmediato de los dos es muy diferente

Marcel Hirscher y Mikaela Shiffin con sus Grandes Globos de cristal, el octavo para él y el tercero para ella. FOTO: Oriol Molas
Marcel Hirscher y Mikaela Shiffin con sus Grandes Globos de cristal, el octavo para él y el tercero para ella en las finales de Grandvalira. FOTO: Oriol Molas

Finalizada la Copa del Mundo de esquí alpino 2018-2019, el resultado final es idéntico al de las dos temporadas anteriores en cuanto a los ganadores del Gran Globo: Marcel Hirscher y Mikaela Shiffrin siguen siendo los dos dominadores del circuito. Con una diferencia: mientras que el campeón de Salzburgo medita muy seriamente su retirada después de poner el listón casi imposible al sumar su octavo título absoluto consecutivo, la campeona de Vail no ha hecho más que consolidar su supremacía ganando el tercero de un tirón.

Las finales de Soldeu de la semana pasada pueden ser un buen síntoma de ello. Marcel no ha entrado en el ‘top 5’ en las dos carreras que disputó, sexto en el gigante y decimocuarto en el slalom. En cambio Mikaela ha ganado slalom y gigante y fue cuarta en el super G, asegurando matemáticamente los Globos de estas dos últimas disciplinas. Ha elevado a 17 las victorias en una misma temporada, superando el récord de 14 de Vreni Schneider en 1989. Y sólo se le ha resistido el récord de puntos de Tina Maze en una campaña, 2.414 en 2013. El segundo registro, con 2.204, ya es suyo.

Hirscher ha hecho historia en el esquí alpino. Lo ha conseguido todo y parece que le ha llegado la hora del adiós.
Hirscher ha hecho historia en el esquí alpino. Lo ha conseguido todo y parece que le ha llegado la hora del adiós.

Una técnica exquisita

Con 30 años recién cumplidos, un hijo cinco meses y un palmarés que comprende ocho Grandes Globos, doce de disciplina (seis de gigante y seis de slalom), doble campeón olímpico en Pyeongchang (combinada y gigante), tres veces campeón del mundo de slalom, una vez de combinada y otra de gigante, el austriaco tiene más ganas de quedarse en casa junto a su mujer, Laura Moisl, y su hijo que de seguir aumentando su leyenda.

Jacques Théolier, técnico francés que entrenó a los slalomistas italianos y suecos, desveló en ‘L’Equipe’ el secreto del éxito de Hirscher. «No es muy alto (1,73 m) y su centro de gravedad es relativamente bajo, lo que le da mucha estabilidad lateral en comparación de esquiadores más altos, que ‘a priori’ tienen un riesgo mayor de cometer faltas con el esquí interior. Hirscher tiene una gran capacidad de empujar con sus piernas y eso le permite hacer apoyos relativamente cortos. Eso supone una cualidad enorme porque cuanto más corto es el apoyo en la puerta antes libera y mejora la fase de deslizamiento, por lo que nunca frena bajo la puerta. Una vez supera el obstáculo sus esquís ya están en la pendiente, acelerando sin cesar», explica Théolier.

Cuando Hirscher pasa puertas se diferencia claramente el tronco superior de las extremidades, la mayor parte del tiempo sus hombros están en la línea de la pendiente potr lo que está acelerando todo el tiempo.

Marcel Hirscher podría anunciar en breve su retirada de la competición.
Marcel Hirscher podría anunciar en breve su retirada de la competición.

Toda una industria detrás de Marcel

Hirscher cuenta con una gran ventaja respecto a sus rivales. Y ese plus es el material. Atomic es una marca con medios humanos y financieros enormes. La fábrica está en Altenmark (Austria) y cuentan con una pista de entrenamiento en Reiteralm, a poco más de diez km; es un ‘training camp’ financiado entre Atomic y Red Bull. La pista está permanentemente preparada y Hirscher tiene prioridad para utilizarla. Se ha dado el caso de corredores de la Copa del Mundo que han tenido que cancelar sus pruebas allí porque Hirscher estaba entrenando.

Atomic sigue muy de cerca la evolución de otras marcas. Cuando aparece un esquí o unas botas eficaces, Atomic las copia para Hirscher; tienen la capacidad de reproducir el material de la competencia en un solo día. Cortan el esquí a copiar con una sierra circular y observan su interior, tienen instrumentos que presionan los esquís y revelan su grado de dureza. Si Marcel entrena con cualquier compañero del equipo austriaco y el material responde a la perfección, Atomic adapta para el campeón de Salzburgo botas o esquís.

Hirscher prefiere entrenarse a base de sensaciones que haciendo bajadas cronometradas.
Hirscher prefiere entrenarse a base de sensaciones que haciendo bajadas cronometradas.

En Ushuaia, cuando va a entrenar antes de la temporada, Hirscher dispone de ocho pares de esquís y cinco pares de botas para una sesión de entrenamiento. Se entrena sin cronómetro, a base de sensaciones. Llega, se cambia de botas o esquís, dice sí o no y vuelve a por otra bajada. No esconde su método de entrenamiento pero sí el material que prueba. En eso es muy celoso y en Pyeongchang, por ejemplo, tenía un equipo de vigilantes cerca de su material. Todos los esquís estaban ocultos cerca del telesilla y si alguien se acercaba a echar un vistazo era invitado con firmeza a largarse de allí.

En Austria el esquí alpino es el primer deporte y Hirscher allí es Messi. Es un tipo abierto y abordable, excepto cuando está en fase de concentración antes de las carreras. Cuando se entrena en Reiteralm, a ambos lados de la pista se congrega más gente que en muchas pruebas de la Copa del Mundo.

En las próximas semanas debe decidir si cuelga los esquís o se los sigue calzando para enfrentarse a sus rivales de siempre –Henrik Kristoffersen, Alexis Pinturault– y a los que están llamando a la puerta con fuerza como Loic Meillard, Clément Noël o Marco Odermatt.

Mikaela Shiffrin no puede reprimir la emoción tras serle entregado el Globo de gigante, el domingo en Soldeu.
Mikaela Shiffrin no puede reprimir la emoción tras serle entregado el Globo de gigante, el domingo en Soldeu.

Shiffrin, nacida para ganar

Mikaela empezó a esquiar a los dos años y sus padres, Eileen y Jeff, invirtieron tiempo y dinero para labrarle una carrera deportiva. Su precocidad le ha permitido obtener unas cifras que superan cualquier precedente y apuntan a un final de carrera rompiendo todos los récords si las lesiones la respetan.

Su primer podio en la Copa del Mundo lo logró con 16 años, fue campeona del mundo de slalom con 17, la misma edad con la que ganó su primera prueba en la Copa del Mundo, el slalom de Are de 2012, y se proclamó campeona olímpica (slalom) con 18, la deportista (ambos géneros incluidos) más joven en conseguirlo.

Mikaela Shiffrin y Petra Vlhova, su rival más directa. La rivalidad no es obstáculo para un trato exquisito.
Mikaela Shiffrin y Petra Vlhova, su rival más directa. La rivalidad no es obstáculo para un trato exquisito.

No hubo prisa por parte de sus padres para ponerla a competir. Creció entrenando más que con un dorsal puesto. Pero cuando lo hizo resultó imparable. Su natural talento le ha permitido desarrollar una técnica que le permite esquiar sobre cualquier tipo de nieve, terreno o situación meteorológica. Su fuerza mental es reconocida por todo el circuito, ella es la primera que se exige y tiene la cabeza muy bien amueblada. Activa en las redes sociales, siempre tiene palabras de reconocimiento hacia sus rivales, mantiene su vida privada en un discreto segundo plano sin esconderla (mantiene relaciones con el gigantista francés Mathieu Faivre) y es la persona más feliz del mundo con los esquís en los pies. Se divierte tanto entrenando como compitiendo, es sincera y divertida en las ruedas de prensa y en el cara a cara y su madurez no viene de sus 24 años, cumplidos el pasado miércoles, sino de mucho antes.

Las lesiones la han respetado y sólo en la temporada 2015-2016 estuvo apartada de las pistas durante un par de meses al sufrir una fuerte contusión ósea y una rotura del ligamento colateral medial. Reapareció en febrero de 2016 para ganar el slalom de Crans Montana y los dos que quedaban en esa temporada.

Shiffrin y su madre Eileen, una combinación triunfadora.
Shiffrin y su madre Eileen, una combinación triunfadora.

Su madre Eileen, es pieza clave en su carrera aunque ahora su influencia ha quedado un tanto disminuida ante el equipo de profesionales que la asesoran. «Desde el minuto uno siempre la he tenido a mi lado, motivándome, enseñándome y aprendiendo junto a mí. Ella es la primera que admite que no lo sabe todo y siempre se esfuerza en aprender y mejorar; ha sido y es el mejor ejemplo que haya podido tener», ha manifestado en varias ocasiones.

Petra Vlhova, tres meses más joven que Shiffrin, se ha confirmado como su rival más directa. Pero no tiene la polivalencia de la estadounidense, que ya ha ganado en todas las disciplinas. Alice Robinson apunta a ser la tercera en discordia pero su trayectoria no ha hecho más que empezar con su primer podio en el gigante de Soldeu del pasado domingo.

Deja un comentario