Las pistas de las finales de la Copa del Mundo superan el control de la FIS

Las pistas Àliga y Avet de Grandvalira que dentro de nueve días acogerán las finales de la Copa del Mundo de esquí alpino han superado con nota los controles que exige la FIS

La FIS ha confiado en la organización de las finales de la Copa del Mundo en Granvalira y no ha enviado a ningún delegado para el control de la nieve. FOTO: Grandvalira
La FIS ha confiado en la organización de las finales de la Copa del Mundo en Granvalira y no ha enviado a ningún delegado para el control de la nieve. FOTO: Grandvalira

 Las pistas de las Finales de la Copa del Mundo de esquí alpinoAvet y Àliga se han sometido al riguroso control que exige la Federación Internacional de Esquí (FIS) para revisar la idoneidad de la superficie esquiable donde tendrán lugar las carreras del 11 al 17 de febrero en los sectores de Soldeu El Tarter de Grandvalira.

A diferencia de las últimas ediciones de la Copa de Europa y de la Copa del Mundo, no se ha desplazado ningún delegado de la FIS para hacerse cargo del reconocimiento de las pistas. La FIS, con un gesto de absoluta confianza hacia el Comité Organizador, ha derivado esta misión al equipo técnico de las Finales de la Copa del Mundo que lidera Jordi Pujol,  jefe de carrera del evento.

El equipo ha analizado la nieve a lo largo de los dos escenarios de competición que acogerán los 25 mejores esquiadores y esquiadoras del mundo de cada disciplina. “Estamos dentro de los límites de la granulometría y densidad de la nieve que requiere la FIS” ha comentado Sebastià Plaza, jefe de máquinas de Grandvalira- Soldeu El Tarter. Y ha añadido: “En especial, la Avet, se encuentra a día de hoy en un estado excelente. Así es como tiene que estar para acoger las pruebas técnicas que piden una superficie mucho más compacta y dura”

Los técnicos han medido los grosores de nieve de todas las partes de las pistas. De hecho, la FIS marca un mínimo de 40 cm de cota y en muchas zonas del trazado “se supera el metro”, ha asegurado Plaza.

La nieve de las pistas Àliga y Avet está dentro de los límites de la granulometría y densidad de la nieve que requiere la FIS. FOTO: Granvalira
La nieve de las pistas Àliga y Avet está dentro de los límites de la granulometría y densidad de la nieve que requiere la FIS. FOTO: Granvalira

Buen trabajo de los equipos de la estación

Tras la confirmación oficial del ‘snow control’ positivo por parte de la FIS, Jordi Pujol ha valorado muy positivamente el trabajo realizado por los equipos de cañones y de máquinas. «El anticiclón se ha alargado durante semanas y con el test que hemos hecho se ha comprobado que el trabajo realizado ha sido el adecuado. Este buen resultado proviene de un gran esfuerzo de todo el equipo para poder mantener las pistas como están ahora mismo».

El equipo de explotación prevé cerrar hoy la parte alta de la pista Àliga de El Tarter y cerrar la parte baja mañana. La pista Avet de Soldeu aun estará abierta unos días más.

Deja un comentario