Negocios, cine e hijos, los planes de Lindsey Vonn para el futuro

Lindsey Vonn afronta el domingo su última carrera de su trayectoria deportiva y ya ha explicado cuáles son sus planes de futuro

Lindsey Vonn ya ha desvelado cuáles serán sus ocupaciones cuando cuelgue los esquís, el próximo domingo.
Lindsey Vonn ya ha desvelado cuáles serán sus ocupaciones cuando cuelgue los esquís, el próximo domingo.

Tras su caída en el super G del Mundial de Are, el pasado martes, Lindsey Vonn dejó entrever cuál va a ser su futuro una vez que haya colgado los esquís tras su última carrera, este próximo domingo. “Mi próximo objetivo es aterrizar en el mundo. Soy una persona emprendedora y no me voy a estar en un sofá mano sobre mano. Sería demasiado aburrido”, explicó Lindsey en la rueda de prensa posterior.

El mundo de los negocios le atrae enormemente y no lo negó. “Espero que algún día digan de mí que fui una esquiadora y que logré ser una mujer de negocios con éxito”, añadió. Es consciente de sus carencias formativas, ya que a los doce años su familia se trasladó de Minnesota a Vail para que desarrollase sus aptitudes sobre los esquís. Desde entonces dejó de ir a la escuela y completó sus estudios mediante cursos a distancia.

Tampoco le disgusta, ni mucho menos, el ambiente del cine, tanto delante de la cámara como detrás, como productora. Ya ha tomado parte en algunos capítulos de ‘Ley y orden’, una de sus series televisivas favoritas, y en diciembre estrenó su propio canal de Youtube, LVTV, donde aconseja sobre salud, fitness y cocina.

Vonn sufrió una caída el martes en el super G y en su ojo derecho muestra un buen moratón.
Vonn sufrió una caída el martes en el super G y en su ojo derecho muestra un buen moratón.

La maternidad y P.K. Subban, su novio

Y su tercer objetivo sería ser madre. Ha sido uno de los motivos de su retirada porque ya aseguró hace meses, no quiere dañar más cuerpo ya que quiere esquiar junto a sus hijos cuando tengan edad de iniciarse. Y cuando abordó el tema en la rueda de prensa sacó su móvil para llamar a P.K. Subban, su novio y defensa de los Nashville Predators, de la NHL, liga estadounidense de hockey hielo. Cuando lo tuvo en línea dijo que “quiero estar segura de que mi novio va a escuchar lo que voy a decir. Me gustaría tener hijos, tengo ya 34 años y no puedo esperar demasiado”. Y dirigiéndose al teléfono añadió: “Ya sabes a lo que me refiero”.

Un ‘break’ con el esquí

Explicó que necesita hacer un ‘break’ en el deporte. Ni siquiera contempla, de momento, dedicarse a entrenar. “Quiero seguir en el mundo del esquí. Acepto que no puedo seguir compitiendo pero todavía quiero seguir perteneciendo a este mundo. Pero soy consciente de que si sigo en este mundillo en los próximos años, me sentiría muy triste. Necesito una ruptura. Por lo menos ahora. Quizás más adelante, cuando sea más mayor, quizás pueda plantearme mi retorno”, ha detallado la campeona estadounidense.

Aparte de sus planes de futuro, Lindsey Vonn va a seguir volcada con su fundación y los compromisos con sus patrocinadores, la mayoría de los cuales van a seguir a su lado en cuanto abandone la competición.

Su plan más inmediato, en cuanto vuelva a Estados Unidos, es pasar por el quirófano para que le operen por séptima vez su rodilla izquierda, la que en noviembre se desgarró su ligamento lateral.

Deja un comentario