Dominik Paris, oro en super G y Clarey y Kriechmayr se reparten la plata

Dominik Paris se ha alzado con la victoria y el oro en el super G del Mundial de Are, con Johan Clarey y Vincent Kriechmayr empatados en la segunda posición

Dominik Paris ha volado sobre una pista y un marcaje muy complicados y se ha proclamado campeón del mundo de super G.
Dominik Paris ha volado sobre una pista y un marcaje muy complicados y se ha proclamado campeón del mundo de super G.

Dominik Paris se ha proclamado campeón del mundo de super G en la pista Olympia de Are, aventajando en nueve centésimas a Johan Clarey y Vincent Kriechmayr, que se han repartido la plata y por lo que no se ha otorgado medalla de bronce. Es el primer oro en un Mundial para el italiano de 29 años, que en Schladming 2013 se colgó la plata en el descenso.

El marcaje del trazado ha ido a cargo del noruego Reto Nydegger, que ha planteado un super G complicado y exigente, que requería arriesgar y un esquí ofensivo sobre un terreno bacheado y con mucha contrapendiente. Una nieve muy dura tampoco ha facilitado las cosas sobre un marcaje que tenía trampa.

Un marcaje diabólico

Aparentemente no se apreciaban demasiadas dificultades pero viendo bajar a los participantes se iban descubriendo. El recorrido ha causado estragos, con muchos corredores que no han logrado cruzar la meta en lo que ha sido una tortura para la mayoría. Entre ellos primeros espadas como Matthias Mayer, vigente campeón olímpico, Hannes Reichelt, campeón del mundo en Vail 2015, o Mauro Caviezel. Entre los 23 primeros dorsales ha habido ocho que no han acabado. A la conclusión de la carrera han sido 21 los esquiadores que no han cruzado la meta.

Paris, que esta temporada ha logrado tres victorias en la Copa del Mundo ganando descenso y super G de Bormio y el descenso de Kitzbuehel, ha cimentado su victoria en la segunda mitad del trazado, donde literalmente ha volado después de superar la zona más comprometida, una diagonal bacheada y que llevaba a un salto con puerta ciega en su recepción. Un error en la zona final ha sabido solventarlo para hacerse con el mejor tiempo. Cuando ha cruzado la meta no se le veía demasiado satisfecho.

Una fluidez imposible

Partiendo con el tercer dorsal, sin apenas referencias, Paris estaba convencido de haber podido hacerlo mucho mejor. Lo que no sabía es que sus adversarios lo iban a pasar muy mal y que su ‘crono’ sería inamovible. El italiano, que ha cometido errores como todos, pegándose con una pista difícil, ha sido quien mejor ha sabido rectificar los inevitables fallos en un recorrido donde la fluidez era una quimera porque los problemas no hacían más que acumularse.

Johan Clarey se estrena en un podio del Mundial a sus 38 años.
Johan Clarey se estrena en un podio del Mundial a sus 38 años.

Clarey, un veterano de 38 años que nunca ha ganado en la Copa del Mundo, y Kriechmayr han subido por primera vez a un podio del Mundial y han firmado dos descensos opuestos. Mientras que el francés ha ido muy rápido durante toda la bajada, se le ha ido la victoria en un último intermedio difícil, con puertas abiertas y donde las piernas ya quemaban. El austriaco ha ido de menos a más, siendo capaz de recuperar cuatro décimas en ese tramo final.

Mal Noruega

Ha sido una carrera extraña en la que los grandes favoritos no han rendido como se esperaba. Svindal, en su último super G, ha cedido 92 centésimas, Beat Feuz un segundo clavado, Kjetil Jansrud 1″18 y Aleksander Aamodt Kilde 1″63. El equipo noruego, que no ha sabido aprovechar el marcaje de Nydegger, ha defraudado y su mejor elemento ha sido Adrian Smiseth Sejersted, octavo a medio segundo. Italia, como ayer en el super G femenino, ha brillado colocando tres hombres entre los diez primeros al acabar Christof Innerhofer cuarto y Mattia Casse octavo. Lo mismo que Francia, con la plata de Clarey, el quinto puesto de Adrien Theaux y el séptimo de Brice Roger.

Adur Etxezarreta, que ha debutado en un Mundial a sus 23 años, no ha acabado la carrera.

CLASIFICACIÓN

Super G masculino del Mundial de Are

 

Deja un comentario