Txikon; «pernoctar en un iglú en el campo base ha procurado el mejor descanso de mis expediciones»

La expedición del alpinista vizcaíno ha construido tres casitas de hielo de tamaños muy grandes

El alpinista delante de una del primer iglú
El alpinista delante de una del primer iglú CRÉDITOS; Alex Txkicon

Alex Txikon, montañero vizcaíno que intenta convertirse en el primer alpinista de la historia en hollar en invierno la cima del K2, ha construido iglús para descansar durante la ascensión a la segunda cumbre más alta del planeta.

Alex Txikon y su equipo han alcanzado el campo base del K2, la segunda montaña más alta del mundo, a 5.000 metros sobre el nivel del mar

La casa de hielo marca un antes y un después. Además, supone un «avance insólito» en el mundo del alpinismo.

«Los iglús mejoran el descanso, el confort, y por lo tanto, el rendimiento y condiciones físicas de todo el equipo en el campo base del K2», afirma el alpinista vasco en declaraciones distribuidas por su equipo de apoyo.

Dentro del iglú, los alpinistas duermen a -5 ºC
Dentro del iglú, los alpinistas duermen a -5 ºC

A Txikon, dormir en un iglú le proporcionó «la mejor noche de descanso» de sus ocho expediciones invernales.

«En la tienda comedor estábamos a 13 bajo cero, en la tienda de campaña a -26 grados y dentro del iglú dormimos a -5 grados. He de decir que ha sido la mejor noche de descanso de mis ocho expediciones invernales. Según caminas desde la tienda comedor al iglú se te congelan todos los músculos, las manos se endurecen y el viento sopla de cara. Sin embargo, al entrar a los iglús que hemos construido en el campo base el estruendo del viento desaparece», relató.

Txikon destacó que, al amanecer, los sacos están completamente secos y la luz traspasa los muros de más de 20 centímetros de nieve compactada.

«Es una maravilla», añadió, y destacó que, «sin duda, uno de los mayores descubrimientos ha sido el oxígeno que se respira dentro (del iglú), donde la saturación es mayor que en la tienda. Por lo tanto, el descanso es mucho mayor», se felicitó.

La expedición de Txikon cuenta con un equipo de apoyo

El campo Base, a 5.000 metros, cuenta con un nuevo integrante, el polaco Waldelmar Kowalewski, que se integra en el equipo de escaladores y será de gran ayuda.

Es la primera vez» que se construyen iglús para facilitar el descanso, y «en una expedición a un ochomil, casi seguro que también».

La expedición de Txikon ha construido, por el momento, «tres iglús de tamaños muy grandes». Para los próximos días incluso se plantea construir alguno más en un campo más avanzado. EFE

 

Deja un comentario