Nendaz, el corazón de los Cuatro Valles, abre más de 400 km de pistas

Nendaz está en el centro de los Cuatro Valles, el dominio esquiable más grande de Suiza y está presidido por el impresionante Mont Fort, que asegura una bajada llena de adrenalina, y cuna del mejor freeride

El Mont Fort preside los Cuatro Valles y su descenso es uno de los más codiciados.
El Mont Fort preside los Cuatro Valles y su descenso es uno de los más codiciados.

Nendaz es el centro geográfico de los Cuatro Valles y está situado en una meseta sobre el valle del Ródano, lo que le asegura muchas horas de sol y unas panorámicas inmejorables de los Alpes. Está en el Valais, zona francófona suiza, entre Verbier por un lado y Veysonnaz y Thyon por el otro.

Nendaz forma parte de los Cuatro valles con más de 412 Km de descensos unidos por pistas

El impresionante Mont Fort, con sus 3.330 metros, preside la estación de Nendaz y ofrece una de las pistas negras más difíciles de los Alpes, plagada de bañeras y que requiere un nivel de esquí adecuado. Desde la cima del Mont Fort puede contemplarse cimas míticas como el Matterhorn (Cervino), Mont Blanc y Grand Combins.

La orientación de Nendaz es norte, por lo que la nieve está asegurada y es junto a Champery, que forma parte de Portes du Soleil, el dominio esquiable más grande de Suiza. Con su forfait puede accederse a las pistas de Verbier, La Tzoumaz, Nendaz, Veysonnaz y Thyon, más de 410 km repartidos en 102 pistas y cubiertos por 92 remontes, que arrancan a los 1.400 metros para llegar a los 3.330 metros del Mont Fort.

Nendaz es famoso por sus paseos en raquetas de nieve junto a los ‘bisses’, unos canales de riego ancestrales con más de 100 km

Hasta allí se llega con un teleférico previo paso por Siviez, pequeña localidad perteneciente al término municipal de Nendaz, para tomar en ese punto un telesilla de cuatro plazas y conectar con el teleférico que lleva a la cima más alta del dominio.

Pistas para todos los niveles

Desde el centro de Nendaz, de orografía empinada, se llega a pie de remontes con una veloz lanzadera subterránea. La variedad de pistas es absoluta, con espacios para los que se inician hasta los descensos más verticales para los más experimentados como, además del Mont Fort, donde no llegan las pisanieves, la pista Tortin, la bajada del Mont Gelé, Col de Mines o el impresionante desnivel del Bec des Rosses, que acoge cada año una cita del Free Ride World Tour.

La calidad y la cantidad de esquí son el mejor aval de la estación valesana de Nendaz

La mayoría de sus pistas son amplias, bien señalizadas y preparadas de manera meticulosa y muy pulcra. El respeto al medio ambiente es absoluto no sólo en Nendaz sino en todo un país que tiene en la montaña uno de sus principales reclamos.

En algunas de las pistas de Nendaz, las de la vertiente oeste se pueden sufrir puntuales problemas de nieve según como vaya la temporada. Y es que en esa zona se ha renunciado, con buen criterio, a la instalación de cañones de nieve para preservar el entorno de bosques de alerces, un árbol pináceo que puede llegar a vivir 600 años y  superar los 50 metros de altura, y la fauna que allí habita.

Freeride y esquí nocturno

El freeride ocupa un lugar importante, con siete pistas dedicadas exclusivamente a esta modalidad. Plan-du-Fou, Les Gentianes, Chaussure, Le Mont-Gelé, Arvi o el Col des Mines en Verbier son trazados ya legendarios que concentran a los amantes del freeride en estos recorridos no pisados.

Hay la posibilidad de practicar esquí nocturno sin luz artificial, cuando en las noches de luna llena no hay presencia de nubes. Los amantes del esquí de fondo también tienen su espacio en Nendaz, con dos circuitos: Prachavio y Pra da Dzeu.

Los paseos por los 'bisses' ofrecen unas vistas de inigualable belleza
Los paseos por los ‘bisses’ ofrecen unas vistas de inigualable belleza
FOTO: E. Esporrín

Los ‘bisses’, históricas conducciones de agua

Nendaz es famoso por sus paseos en raquetas de nieve junto a los ‘bisses’, unos canales de riego ancestrales. Todavía en uso, los ocho ‘bisses’ de Nendaz suman más de 100 km de agua canalizada que en verano los vecinos utilizan para regar sus huertos y jardines y para abrevar el ganado.

Una serie de esclusas garantizan la provisión y caminar siguiendo su curso ofrece unas vistas panorámicas impagables. El paseo ha de ser a pie o en raquetas si hay nieve acumulada; hacerlo en bicicleta por estos estrechos senderos no está permitido.

Las actividades infantiles son el común denominador de Nendaz
Las actividades infantiles son el común denominador de Nendaz

Un destino familiar reconocido

Nendaz es un destino ideal para las familias. Reconocido por la federación de turismo del país como ‘Destino Familiar’, lleva ya muchos años manteniendo este status gracias a sus infraestructuras, alojamientos y actividades y animaciones pensadas para los más pequeños. Guarderías, alquiler de juguetes, programas de bricolaje, caminos de paseos adecuados para cochecitos de niños, parques infantiles… todo está preparado para los pequeños huéspedes.

Con un acogedor centro turístico, Nendaz posee un casco histórico al estilo del Valais con casas tradicionales, graneros y establo

La gastronomía del Valais es una de las más reputadas del país y la calidad de sus vinos es reconocida a nivel internacional. Fondues, raclettes, embutidos y quesos típicos y apricotine (licor de albaricoque) de remate.


Para llegar a Nendaz lo más práctico y barato (transporte gratuito del material de esquí) es volar con Swiss, con vuelos diarios a Zurich y Ginebra. La modélica y puntualísima red ferroviaria suiza nos dejará en Sion, a apenas 20 minutos de autobús de Nendaz.

Más información

Nendaz.ch

 

Deja un comentario