Mikaela Shiffrin: “Batir records no es una motivación prioritaria para mi”

Mikaela Shiffrin ha asegurado que los récords es algo que no le preocupa y que trata de concentrarse en esquiar lo mejor que sabe

Mikaela Shiffrin dice que no piensa en records pero los pulveriza.

Después de obtener su 50ª victoria en la Copa del Mundo en el slalom de Courchevel, donde ya es la esquiadora más laureada con dos victorias en gigante, una en slalom y otra en slalom paralelo, Mikaela Shiffrin ha manifestado que las cifras, las marcas y los records no es una cuestión que le preocupe en absoluto.

La campeona de Vail, que a sus 23 años tiene en su trayectoria unos números de otro mundo, ha manifestado que “batir records no es una motivación prioritaria para mi; me esfuerzo en esquiar lo mejor posible. Aquí todo el mundo me hablaba de una 50ª victoria pero yo he tratado de concentrarme en lo que sé hacer. O sea, un buen calentamiento y ser lo más limpia en carrera. Desde mitad de noviembre he entrenado poco slalom porque sabía que aquí, en Courchevel, me tendría que emplear al máximo para ganar. En la primera manga Petra Vlhova ha esquiado mejor que yo pero sus errores le han costado más centésimas. Y en la segunda manga no pensé en records; de hecho, no conozco todos los que ostento”.

Shiffrin, hoy en el slalom de Courchevel, camino de su 50ª victoria.
Shiffrin, hoy en el slalom de Courchevel, camino de su 50ª victoria.

Liberada de presión

Le han comparado con Alberto Tomba y Shiffrin lo ha agradecido pero no lo comparte. Lo ha explicado diciendo que “no estoy segura de que sea posible esta comparación. Es difícil de decir, son generaciones diferentes y no soy mejor que Tomba. Si estoy donde estoy es gracias a un trabajo ingente de mi equipo, de mis entrenadores, de mi misma. Y hay que reconocerlo cuando se llega a las 50 victorias. Repito que no me obsesionan las cifras; es más, no pensar en los records me permite esquiar liberada de presión, de esquiar para mi que es algo muy agradable”.

Sobre la pista Shiffrin, como Hirscher, transmite una seguridad especial. Ella ha replicado que “nunca estoy segura al 100%; no soy alguien que crea ciegamente en si mismo. Una de las razones por las que me gusta esquiar es porque es el entorno donde me siento más confiada. Sé que soy una buena esquiadora y que cuando lo hago bien tengo opción de podio o de victoria. Pero siempre es un combate con una misma. Creo que el mayor combate tiene lugar dentro de mi cabeza”.

Deja un comentario