Descubren los cuerpos de dos alpinistas desaparecidos en el Himalaya hace tres décadas

Se trata de los islandeses Kristinn Rúnarsson y steinorsteinn Guðjónsson, desaparecidos hace 30 años en una expedición al Pumori , y buscados infructuosamente por su amigo escocés Steve Aisthorpe

Imagen de Kristinn Rúnarsson y Thorsteinn Gudjonsson
Imagen de Kristinn Rúnarsson y Thorsteinn Gudjonsson FOTO; Steve Aisthorpe

Un montañero escocés que pasó semanas buscando a dos amigos que desaparecieron en el Himalaya, hace más de 30 años, ha afirmado que se siente liberado después de que sus cuerpos han sido encontrados recientemente.

Steve Aisthorpe, de 55 años, estaba con los islandeses Kristinn Rúnarsson y Steinorsteinn Guðjónsson en una expedición al Pumori, en la frontera entre Nepal y el Tíbet. Tras ponerse enfermo en la mitad de la expedición y les dijo a sus amigos que siguieran sin él.

Una expedición al Pumori (Himalaya) sin retorno

A Rúnarsson y Guðjónsson se les vio por última vez con vida a una altura de unos 6.600 metros el 18 de octubre de 1988. Sus restos fueron encontrados el mes pasado por un montañero estadounidense al final de un glaciar debajo de la ruta de ascenso. Lo cual hace pensar, tal y como explica Thegaurdian.com, que ambos cayeron en una grieta del mismo.

“El descubrimiento de los restos de Thorsteinn y Kristinn después de tantos años ha traído inevitablemente muchas emociones para todos los que conocimos y quisimos a estos muchachos maravillosos”, dijo Steve.

Aisthorpe habló de su angustia cuando pasó semanas buscando a los dos amigos. “Nunca me sentí tan solo como el día en que regresé a nuestro campamento. Mientras avanzaba hacia arriba, esperaba desesperadamente que Kristinn y Steinorsteinn hubieran descendido de manera segura y estuvieran recostados en sus sacos de dormir en el pequeño campamento de tiendas de campaña rojas”.

Tres décadas sin noticias

No sabía nada sobre lo que les pasó a sus dos amigos hasta hace tres semanas, cuando un cineasta islandés, que estaba en contacto con Aisthorpe para hacer un documental sobre sus experiencias, lo llamó.

“Fue él quien me contactó cuando estaba de vacaciones en Marruecos, alrededor de tres semanas, y me dijo que habías escuchado las noticias”, dijo Aisthorpe. “Lo que pasó por mi mente en primer lugar fue: ‘¿Son realmente sus cuerpos?'”

Los restos fueron trasladados a Katmandú y las autoridades contactaron a Aisthorpe para preguntarle si tenía alguna fotografía de Rúnarsson y Guðjónsson poco antes de morir. Aisthorpe envió algunos y las autoridades pudieron identificar algunos artículos de ropa y equipo.

Deja un comentario